Capplannetta No Future

El 2023 puede que venga con sorpresas, o puede que nos remonte a la vida sencilla, de cuando éramos inocentes y verdes como un tomate verde. Tengo un amigo, un amigo verdadero, como tantos otros que también son etiquetables con lo de verdadero, que es una manera de ser que no todo el mundo tiene, o posee. La arcilla de Adán era negra y el tiempo le dio el color, igual de negra era el agua que no quiso el Caballo Grande de la Nana de Lorca. Como igual de negra es la noche cerrada. Hubo un tiempo en el que fui feliz. No me remonto a la infancia. Me remonto a un pasado del que recuerdo como dice la canción: —Las simples cosas. Cosas simples a las que uno llega. Quiero dar al mundo un lo siento. Por aquellos que no están, por lo duro que es vivir, por las personas que vendrán y los que se tienen todavía que ir. Yo no pretendo fingir. Prefiero la amistad sincera y que valoren cómo soy, a las apariencias de cualquier utópica realidad. El poeta es un fingidor, decía Fernando Pessoa. Negro es el cautiverio y negra es la memoria del primer esclavo sobre la Tierra. Mi amigo, desea que acabe el mundo. Para él no tiene mucho sentido esta vida. Para mí tampoco. Como ya he dejado de fumar ahora me voy a por otro reto que esté a mi alcance proletario. Y no diré nada acerca de él. Lo que también es negro es el futuro inmediato, ya sea por terrorismo, por epidemias o desastres ecológicos, este mundo está sentenciado, como bien vaticina mi amigo. La verdad es que no somos unos anticristos, pero la vida duele, la vida a todos nos duele. Habrá que luchar por la alegría de tus amigos y la tuya propia. Habrá que reírse del escozor de tus enemigos. Y brindar este nuevo año por una felicidad amplia como un corazón abierto al mundo. No todo en la vida es lamento, aunque algunas cosas sean lamentables. Volver a ser inocente me quita y me descarta del sueño. Yo nada tengo en contra de la inocencia. Pero somos hijos de un Dios menor tal vez, o somos la mitad de felices con o sin dinero; …Con dinero o sin dinero hago siempre lo que quiero… Recuerdo cuando vivía sin un centavo, y ahora soy esclavo. Esclavo de mi silencio.

Capplannetta No Apto para vivir

Hoy es el último día del año 2022. Año en el que me descartan para vivir solo o acompañado. No apto. No apto para vivir al margen de la vida en conexión. Allí donde vaya llevo mi oscura sombra y me alejo, me voy yendo de mí. Ser una persona corriente es lo que me hace diferente. No me parezco a nadie, ni siquiera a mis sosias, o a los poetas que andan crápulas por el callejón de la melancolía. He vivido mucho tiempo solo, y creo, digo bien, creo, que el hecho de estar solo es el acto para el que soy apto. Me reincorporo, me desmayo, me trastorno, caigo en redondo, y otra vez a levantarse, y así, pierdes el apetito del todo. Mañana ya será 2023, y yo he tenido un año peculiar. Soy persona nom grata en todos los lugares de la Tierra. Ya sea en los de imperativo categórico o en los lugares donde viven con los pies en el lodo. Me siento desnudo, pero es algo que tengo tan asumido que ya no me cansa. Estoy dejando de fumar y estoy dejando una pastilla ansiolítica. Sigo siendo yo a pesar de… no creo en la familia como institución. Me conformo con que el hecho de ser un single, un outsider, o un loser si lo prefieren. El perdedor siempre debe estar preparado para la derrota siguiente. A veces he caído de boca en el sinsentido del ridículo. Pero el sentido y la lívido las tengo intactas. Me dicen: —Para yo volverte a querer tienes que nacer de nuevo y saber que has de perder. Sí, he perdido muchas veces a lo largo de mi vida. Pero las cábalas, las medio verdades, la falsa modestia, la carente humildad, son cosas que no van conmigo. Con la soberbia no se va a ningún sitio. Nos queda recorrer un largo camino. Ya se oyen campanas en China, pronto vendrán los encierros, al menos eso creo. Esas campanas que se oyen no son villancicos. Son enfermedades con un caldo de cultivo que viene a quedarse para convivir con nosotros. Llevo años muriéndome en Navidad. Aunque la Navidad sea fría ahora también hay un sol de invierno con el que ponerse enfrente para nutrirte de vitamina D, o la que sea. Pasará el invierno, y otra vez vendrá la primavera. Hoy, 31-12-2022, he dejado el tabaco y he hecho sacrificios. Pero queda el más importante. Tú.

Capplannetta and fever state

Llevo ya algunos años muerto. Estoy en un estado febril. Cuando el calor es frío y la nieve es fuego, has llegado invicto al descubrimiento de la fiebre y toda su complejidad bajo el invierno de los relojes con numeración romana. El estado febril anuncia como un preludio la lengua rota. Soy niño y anciano. Aunque soy un muerto con un solitario corazón de plomo. La infamia de los hombres se remonta desde que los mismos se acercaron al abismo. Acercarse al abismo es cosa de confiados hombres que se enfrentan a la gran verdad del silencio. Dicen que escribo tristezas y quizá tengan razón, pero la parada en la última estación es la fiebre. Ya eres viejo y en tu lugar nacerá otra esperanza nueva. Yo elegí mi destino, aunque exista gente que se vende al gran impostor del lamento. Habitaciones frías, prisa frenética, velocidad nerviosa. Es todo un conglomerado de sensaciones todas muy a flor de piel. Subsanada mí itinerante desidia, de mi manera cáustica de vivir, vivo entre vigilia y sueño con la desnudez intacta. Ahora que dejo los vicios de toda una vida, porque sí, soy un loser, lo que no soy es un hombre de acero. Frío acero. Así son las normas de mi juego. Debo aprender modales, me dicen, pórtate bien, y a lo mío lo ven delito, pero yo ninguna falta le veo. Siempre, o casi siempre, he ido saltando obstáculos y trabas que me ponen los amos de la sed. Beber el agua es una esperanza ciega. Bailar el agua es entregarte. Cuando tu boca es agua el sueño es fiebre singular. En fin, miramos al futuro con resignada voluntad.

Capplannetta y las tardes repetidas

Me consuelo con eso que dicen, de que no hay dos días iguales. Y quizá tengan razón. Pero las mañanas se superan con un buen café, y las tardes, repetidas tardes de merienda y café con leche, tardes, innumerables tardes que son el preludio de la noche silenciosa. Te das de bruces con la vigilia y el insomnio. Las tardes son casi crepúsculos que despiden a la luz. Luz que sobre todas las criaturas esculpe su luminoso resplandor y hacemos la pregunta que siempre hacemos. ¿Podemos ser libres bajo la luz del silencio? El silencio te sumerge en el eco y la reverberación del sonido con la música de la risa y la luz completa que en voz baja rueda en los espacios comunes. Piedra que corre no cría moho. Te cambia la sonrisa con la desgana y con la insatisfacción. Poco a poco vas descubriendo la realidad que te persigue. En el pasado mascas la goma de la inocencia feble, y cuando en el presente todo encaja, hay un ayuno de cariño que dura más de lo que creíamos. Por eso debe ser que el amor con amor se paga. Esas tardes. Tardes de siesta y entre todas las tardes, las tardes de domingo, tan lentas como la parsimonia de la vegetal odisea que parte de las semillas. Yo ahora soy un misterio que apetece ser visto, pero sin pose fingida. Es algo parecido a estar solo en una habitación y la vida hierve alocada por el viento. Me pregunto tantas veces mi paso por este mundo, que no tengo claro que sea parte de él. Hay quienes piden el fin del mundo, y los hay quienes no están invitados a ver el mundo. Existen razones para no creer en nada de lo pasado.

Capplannetta anacoreta

Sin duda he vivido demasiado deprisa. Los hábitos no te hacen monje. Una vez, solamente una vez, lo di todo en la vida. Ahora llega la hora del arrepentimiento, ya que, no es que no quiera, sino que no puedo. Estoy completando un ciclo para empezar otro nuevo. Quizá sea esa mi suerte. La distancia ahora no es tan lejana. Estamos a un paso de ver lo que se vislumbra ante el futuro inmediato. He estado enfermo y he estado pletórico, pero la ilusión de la vida es un momento. Yo ahora no salgo apenas, y no es por el frío invernal, es por propia supervivencia mental. Ya vendrán tiempos mejores. Este año ha sido malo. He tragado mucha soledad, y ésta me hacía vulnerable. Espero que el 2023 venga con nuevas historias y nuevos sueños por estrenar en plena realidad. No solamente lucho para quitarme del tabaco, también me estoy quitando de un ansiolítico. Y todo por sugerencia médica. Tengo planes de futuro que no diré aquí. Pero repito, este año ha sido una calamidad. No salgo debido al nivel de depresión al que estoy expuesto. No soy misántropo, pero me cuesta relacionarme. Hay momentos que pierdo el hilo de las conversaciones. En fin, la Navidad es cosa de niños.

Capplannetta y el Movimiento Aftertrap

Ayer día 26 de diciembre se puso la primera piedra del Movimiento Aftertrap. Como ya he dicho alguna vez, los integrantes del Movimiento son Margarita Bokusu Mina, Cecilio Olivero Muñoz. Se aceptan opiniones o artículos, como también, relatos entre 300 palabras o 500. La dirección de la web/blog es: https://aftertrap.wordpress.com

Una de las cosas que caracterizan al Movimiento Aftertrap es el apropiacionismo, también la literatura experimental. Hace hincapié al surrealismo, al dadaísmo y al Art Brut. Invito a todo el mundo a ser parte del movimiento. Alguien dijo: Losers del mundo, uníos. Y eso es lo que pretendemos. Perdedores o no siempre buscamos la manera de crear y promocionarnos a través de nuestra creatividad. ¿Qué somos? ¿Somos un movimiento o colectivo, o somos parte de una creatividad posmoderna, en base y en lucha ante diferentes formas de marginación? Llega el momento de los enlaces: https:/www.nevandoenlaguinea.com también en https://www.nevandoenlaguinea.org y después están las webs personales y periféricas, que pueden encontrar en www.capplannetta.com https://www.aftertrap.wordpress.com https://cuadernodebidaxune.blogspot.com https://margaritabokusumina.blogspot.com y también web de Mixturas y mezclas interesantes de imágenes: https://lioolimixturas.com Gracias.

Capplannetta y Prosimetrap

He escrito un poemario que publicaré en breve. Se llama PROSIMETRAP y linda con la narrativa, el verso rimado, la poesía en prosa y el prosimetrum. La idea del prosimetrum hace años que la vengo practicando. Pero como esta vez, nunca. He rimado en serventesio, he rimado en décimas, y otros poemas en verso que riman algunos y otros son de estilo libre o versos blancos. La idea de Prosimetrap se la debo a mi amigo poeta Manuel Lacarta y a mi compañera Margarita Bokusu Mina. Esto es parte del Movimiento Aftertrap, es un movimiento artístico y una excusa perfecta para que la gente rehabilitada olviden las drogas de manera creativa y artística. El libro estará publicado en ebook. Rimar, si se hace con astucia y cada cual tiene su manera de hacer…, rimar no resulta cacofónico. Pero el inconveniente es que nadie cree en la poesía rimada. Ahora todo se presenta sobre la tarima de las imágenes y metáforas o aforismos brillantes e ingeniosos. No digo que haya mala poesía en España, pero todo o casi todo es verso libre. El único poeta que conozco que se atreva a rimar es Rafael Sarmentero, y lo hace bien. En una entrevista que le hice para un especial de Nevando en la Guinea él mismo predijo que el futuro de la literatura está en la auto publicación, cosa que no me extraña, porque en este mundo de poetas y escritores si no eres conocido o tienes una cierta reputación no te publican las editoriales. Yo cuando escribo un poema me dejo llevar por la cadencia, es como entregarse por entero a una mujer hermosa. Pues como decía la saga de los Montoya: —Son las mujeres que se colman de aires cuando ellas quieren. Y es verdaderamente una manera excelente de catalogar a la mujer cuando ésta baila, cuando se pone sus mejores galas, o cuando se entrega al arte amatorio. Lástima que a algunas no se las tenga en cuenta como merecen. Pero, ¿qué decir? C’est la vie.

Capplannetta y la burocracia digital

Se hace pesado cambiar de contraseñas, ¿tantas contraseñas para qué? Claves de doble acceso, preguntas de identificación, barreras y más barreras. Dicen que es aconsejable tener contraseñas distintas. Otros ámbitos donde la seguridad no se encuentra en el ordenador o computadora. La ciberseguridad está podrida ante la poca intimidad que nos impone la vida, no estamos seguros en ninguna parte. Como un otorongo selvático al acecho. El hombre es un pequeño depredador de lo que encuentra en los demás, mientras que la persona débil pasa miedo, él lo sabe, y en consecuencia actúa. La burocracia no sólo en Internet, en todas partes. El hombre que ya vivió con una velocidad de lluvia de estrellas, ya nada puede hacer con lo que se rompe. La burocracia es tan asquerosa que te hace parecerte a un castillo de naipes. O mejor decir, tajarte la piel porque te gusta autolesionarte y al mismo tiempo es una vertiente masoquista. Entre la burocracia digital vas de mano en mano. De nadie se fía. Nos hace mezquinos y cautivos, un cautiverio y una mezquindad fría como un invierno con ventisca. Se olvida la burocracia digital de nuestros mayores. Es como sí tuvieran que aprender otra nueva lección de la vida a la que no fueron invitados. Es como perjudicarse tanto si eres fumador como sí lo estás dejando. Un círculo vicioso y lo que verdaderamente nos falta es la libertad.La libertad real ya! Así en Internet como en la psique.

Capplannetta deja el tabaco

La gente está ciega ante los sacrificios. No se valoran. Por ejemplo, dejar el tabaco parece una cosa fácil, pero es muy difícil. Sobre todo yo, que me fumaba dos cajetillas diarias. Lo dejo por salud y por otras razones que no diré. El tabaco especialmente era un hábito que me gustaba. Pero fumaba demasiado y eso ahora me pasa factura. Hoy he tenido un día intenso. Aunque la razón por la que dejo el tabaco es por la economía. Me dan fiebres. El fuego es frío, el calor es puro hielo. No es fácil para mí dejarlo. Pero lo tengo que conseguir. Es un gasto enorme, los fumadores están vistos como apestados. El mundo de la literatura es fumador. Unos fuman en pipa, otros cigarrillos, y otros un cigarro habano se meten entre pecho y espalda. Dejar de fumar, cuando más se echa de menos más de la cuenta es al despertar. Luego la ansiedad es parte del proceso. Pero hay que pensar que vale la pena. El tabaco, al menos a veces, es como algo no-natural. Los sabores se mejoran, el aliento es mejor, y ¡el dineral que ahora me voy a ahorrar! Debo de conseguirlo.