Sevilla, pura Sevilla

Sevilla, callejon sin salida

Esta calle de Sevilla en el barrio de Santa Cruz simboliza bien el embrujo y misterio que está impregnado en la capital hispalense. Reparen en el detalle que en el letrero cuadrado de encima pone el callejón de las moradas, creo que  igual misterio guarda la cancela como el interior del callejón; la de historias que abran ocurrido tras estas paredes, y evoca también a la Sevilla árabe en la que tantas veces te sientes embrujado tanto en las noches como durante los días estando en Sevilla. Me llamó la atención los tres colores juntos en la entrada. Seguramente este sea el acceso a las puertas traseras de las viviendas colindantes, no sé, Sevilla, pura Sevilla.

escapar de la vejez

Vieja en Parc de Catalunya 00

Esta señora anciana se acercó a nuestra cuadrilla de amigos y era de lo más simpática y agradable, era una señora catalana deduje por su acento, después de haber pasado un rato de lo más intenso entre risas y gracietas que nos hacía la señora vino a buscarla una patrulla de policías municipales, al parecer se había escapado de la residencia de ancianos en la que residía, la señora sólo pretendía ser feliz y hacer feliz a los demás, en serio, era encantadora, son cosas que tiene ser un niño y ser un anciano enfermo (no siempre, claro), la gente no te deja solo, pero esta señora con ansias de libertad y hacer reír a la gente tenía una vitalidad envidiable, vean la foto y saquen sus propias conclusiones.

Carmen de Mairena

La Carmen de Mairena en Las Ramblas

Una noche paseando por las Ramblas de Barcelona me encontré con este personaje conocido hoy, digo hoy por que por aquel entonces no era famosa en el ámbito español, sólo era famosa en Cataluña; el personaje es Carmen de Mairena, cantante de copla marginal en los ambientes del Barrio Chino, la vi con dos personajes más y como ya he dicho, era de noche, yo estaba equipado con un flash y antes de que apretara el obturador se destapó el pecho, cosa que ahora hace a cada momento, pero entonces evocaba a los tiempos de Ocaña y el gran humorista gráfico Nazario, evocaba a esa homosexualidad marginal que hacía a Barcelona la ciudad más embrujadora del mundo. Esta foto está hecha en el año 95, habían terminado los JJOO del 92 recientemente y ahí estaba ella, dando un guiño de alegría a la cámara.

el amor en tiempos de la Renault 4

Renault 4 (fantasy) 00

En esta Renault 4 íbamos muchas veces a la discoteca hasta trece personas conté una vez, en aquellos tiempos no había tantos controles, y casi ninguno de mis amigos tenía coche por entonces. En ella buscaba chatarra, buscaba novieta, tenía una furgoneta barata y vieja, sí, pero era completamente feliz. El Amor en los Tiempos de la Renault 4, tiempos en los que conducía durante horas, me daba el sol en la cara, no tenía reproductor de mp3, tenía un radio cassette con casi cien cassettes que lo custodiaban, el amor en los tiempos de la R4, las aventuras que he vivido con este vehículo no las he vivido con ningún otro automóvil, el amor en los tiempos de la Renault 4, qué fuerte me latía el corazón entonces, recuerdo que me la compré un año después de haberme sacado el carnet de conducir, el amor en tiempos de la Renault 4, podría contar más cosas sobre otras Renault cuatro, cosas que me duelen, pero prefiero ensalzar esta Renault 4, esta ya no me duele, el amor en tiempos de la Renault 4.

cuando segrego endorfinas

Subidon-ojo

Me gustas por que cuando segrego euforia en endorfinas tu corazón siempre me espera y estallas de ilusión nueva y de alegría, quizá te pille ya sin esperanzas, pero me ayudas y yo te ayudo, nuestros corazones se entrelazan, corre la sangre con hambre atrasada y se cobra su deuda entre sonrisas, y nuestra felicidad que se nos abraza, y nuestra felicidad que nos abraza, y nos olvidamos de lo que merece ser olvidado, y un sol niño nos late revolcándose de primavera y el mundo se resume en nosotros y no queremos ninguno volver a estar tan solos.

olvidar varios lastres

Monalisa Astronauta

Sé que me debo de olvidar de ciertos lastres que pesan en vuestra conciencia para ser un poeta justo, aunque estén demasiado arraigados en mí, no piensen en que la hipocresía es preferible antes que la honestidad de ser quien soy, pero es bonito ver a la gente tranquila emanando y recibiendo una alegría nueva, sé que estoy cambiando pues he perdido mucho tiempo en trepar por la cucaña, al final he comprendido que no es decente escupir barbaridades para obtener un consuelo que no existe, prefiero ser quien debo ser por que no quiero perder aquello por lo que vale la pena estar vivo, quizá un día hasta lo agradezca, mejor tocar lo físico de lo que tiene forma antes que dar palos en el aire, mejor pisar la tierra antes de que me lleve un azar imposible por que la ley de la gravedad para tod@s debe ser la misma, y no voy a luchar contra gigantes por que son molinos los que giran, no voy a tomarme la vida en serio, ya le di demasiada importancia.

voy a cambiar

I love my job

Voy a cambiar, lo juro, prometo no escribir poemas sobre el mal del tedio, sobre el desamor en las frías habitaciones donde antaño se fraguó más de una locura placentera, no escribiré más sobre la esclavitud de los endeudados, sobre el sentimiento de abandono, o de orfandad, o sobre el ensimismamiento, juro no escribir más sobre la guerra de los síes y los noes, prometo no decir verdades y mentiras que puedan herir a los fulanos esos que andan embobados mirando pasar gente en una plaza pública, perdonen a este ser que no conozco y que debo ser yo seguramente, desconocía que había odios y alambradas tras los muros que se abren por mera inocencia, perdonen si a veces les ofendí, perdonen cuando me equivoqué, perdonen y perdonen, no voy a alargar más este asunto, no quiero ser impertinente, muchos me lo advirtieron ya, que por este camino hostil no encontraré nada más que soledad, pero si no soy yo qué sentido tiene ser un puto hipócrita las 12 horas de vigilia, qué sentido tiene masticar la arena y el barro, sin antes no se viste uno por los pies que lo vieron a uno dar sus primeros pasos.