Capplannetta y sus mitos muertos

…Necesito de la droga de fantasía que ofrecen los mitos muertos. En ellos despliego mi fantasía como si de una tienda canadiense se tratara. Necesito de sus pensamientos, de su música, de su interpretación, necesito de su ego, de su derrota, de su victoria y también de su efeméride. En mi habitación siempre he tenido pósters de mis mitos muertos, hay tres categorías de mitos, los de hielo, estos duran un rato de tu tiempo en tu sueño, aparecen y desaparecen, luego están los mitos de papel, estos te acompañan mientras los éstas viendo o cuando estás en tu habitación donde los tienes colgados por las paredes, estos duran más tiempo aunque también aparecen y desaparecen, y después están los marcados a fuego, estos te acompañan de por vida, abren tu sueño, lo dulcifican como edulcorante en el café, los hay de razas diversas, los hay que se eternizan cuando mueren y los hay que te acompañan de una única fotografía que suele ser la que les eternizó…

Media foto de los dos.pdf

media-foto-de-los-dos.pdf

Rutina en la Lluvia.pdf

rutina-en-la-lluvia.pdf

Capplannetta y la esperanza nueva

Y sabrán que estás encerrado en casa y pasarán de largo; lo hará tu hermano, lo hará tu padre, lo hará tu madre, y serás testigo de la cosa más sagrada, de la cosa más elemental, que cómo no te levantes tú de tu propia decadencia nadie, y digo bien: “nadie”, nadie vendrá a levantarte de tu inútil mortaja viviente, engordarás como una bestia, te vendrán a visitar los malos hábitos, te dejarás perder entre el tumulto, te gritarás a ti mismo la verdad, te dejarás derrotar por la barbarie, el amor para ti se esfumará hasta de los sueños más naturales, pero hay esperanza, hay esperanza futura, la esperanza radica en que quieras ser feliz simplemente siendo tú mismo, y no digas que te gustaría ser un hombre como los demás, un hombre que da brazadas de esfuerzo recogiendo las marras para volver a casa tras días de estancia en alta mar, hombres de oscuros pechos de abismo, hombres masticados por la deriva y escupidos en la ácida rutina de cada día como basura que no quiere nadie, esa es la esperanza. Si no lo quieres…, ese es el pan, si no lo comes ahora más duro se volverá con el tiempo.

Capplannetta camino al parnaso

Cuando me llegue la hora de la coronada victoria, ay, ni risas ni flagelos tengo yo como desquite, ni pavesas encendidas ni timbres de oro, ay, cuando me llegue el triunfo que jamás pedí de rodillas, cuando la gloria me lleve al parnaso y el corazón sea víctima de alegres cosquillas, No pretendo ser prepotente, petulante, presumido o pretencioso, tampoco déspota, cantamañanas al uso, iluso, cacaseno, epígono o jactancioso, ay, de mis quehaceres, en mi trinchera resisto, sé que en idioteces muchos su dinero han malgastado, también sé que eruditos y lameculos formaron secta plagada de ostracismos, pero vayamos al asunto in situ, cuando me colme de opio la endorfina del éxito aparecerás como una seta que no halló lugar mejor, ¿dónde estabas entonces cuando yo era pasto de agonías y pesares por las que mi cuerpo se estremecía? Jamás te vi sentado en mis medicinas, oculto tras mis décimas de fiebre, ni mis duchas calientes te encontraron salpicándoles el agua enjabonada, no vi ningún Whatsapp tuyo en la pantalla de mi móvil, menos aún correo electrónico que alegrara mi mañana, no escuché palabras de aliento, placer en el intento de sentir tu alegre sombra, solamente vi desprecio, pedantería y alguna grosería, te vi celebrando en bares tu egocentrismo y tu nepotismo, vi selfies tuyos en la pitanza y en la semblanza, haciendo alardes de pseudo amigos y otras lisonjas, y cuando te encontré venenoso viniste a mí dando limosna, No quiero plato donde comieron perros, ni a gusto vivo con tu insolente descaro, para ti solo fui un bulto con panza que no proclamó jamás ningún tipo de venganza, pero en pos de tu esputo está tu fruto y tu añoranza.

Capplannetta incomunicado

…Debe haber un muro que nos aparte de la parte de espacio que a cada ser humano pertenece. Nos quieren o nos prefieren alienados, separados los unos de los otros. Ahora mucho móvil, mucho Whatsapp, mucho Messenger, mucho Facebook, mucha incomunicación. Yo no me entiendo con los míos, me reúno de vez en cuando, y cuando vienen a casa (mis padres) cada uno con un móvil, cada uno a la suya, no molesten, estoy comunicando con el otro lado, ondas súper pobladas de vacío, ahí en las nuevas tecnologías las miradas están carentes de libertinos resplandores, ahí en las nuevas tecnologías nos olvidamos de ser personas por un rato y aguardamos una comodidad y una zona de confort de 10 pulgadas, ahora incluso de más pulgadas, es igual, da lo mismo, las que sean. Yo comparo la vida a los cementerios vivientes, cierto es que es una paradoja, pero los cementerios están separados por nichos para que cada persona yazca, pues bien, con los móviles ocurre lo mismo pero sin nicho, nosotros mismos nos prefijamos una pseudo mortandad que nos impide la comunicación, y así nos va…

felicidades mamá

Felicidades mami, ¡eres tan importante para mí! Eres lo más grande, una madre es para siempre y yo te querré por toda la eternidad, estas palabras, que suenan cursi, no me importa, yo te quiero mucho, si supiera la gente lo que llevas luchado por mí un gran homenaje te harían con honores y aplausos, madre, madrecita María del Carmen, Manolo Escobar te canta, yo fuera de raya materna te lloro, lo sufrido en nuestras llagas pellegean, el lamento es un lingote de oro, tú conoces mis pasos, mis malos humos, y mis tropiezos, espero me perdones como perdona una gran madre, quisieras que tuviera miles de amigos, con tu sonrisa fresca lo bendecirías, pero me conformo con tres Juanes, a lo Juan o lo Juanillo.