Capplannetta y la vida celeste

He puesto en cuarentena la juventud de mis cuarenta y tantos años. He cruzado fronteras como un clip de Playmovil. Abusaron de mi confianza dos veces por semana. Y he caído tan bajo que ya no puedo despegarme de las cloacas. He sido un poeta malo aunque inocente, y he sido inocente poeta de lo peor. Una vez crucifiqué un jilguero y le rompí la cabeza a dos chorlitos. Estoy cansado de intelectuales que hablan de China y de chinos que hablan de su ruina de ideales. Un día fui santo que peregrinaba los burdeles de carretera. En mi jardín futuro hay un pavo real tan puro que de él pusieron huevos tres pavos reales albinos. No soy de este mundo trabado en la verborrea de políticas del aguacero inminente. Quiero a mis Juanes como amigos De Dios, y a Pablos como compañeros de viaje, quiero a Joseicos pase lo que pase y me hago llamar LiooLi porque quiero unir el embrollo gigantesco del petrodólar infeccioso. Me levanto y no me lavo la cara, pero ingiero el café del día anterior y me salva de mi tragedia de soldados de plástico. Quisiera tomar del caldo de una mujer adulta, que me haga hombre completo y me abandone este seco celibato en el que se me harán las carnes mojama. Me consuela un ramillete de auroras y escribo en prosa porque ya no corto versos como espigas. Amigos, tengo la suerte de tener amigos en cada plaza de mi ciudad provinciana. Me gustaría saber porque los biopics se parecen a las películas de superhéroes. Me gusta más el canto de los guacamayos que la inmensa promesa del primer ministro que un día prometió salvar nuestras vidas en el azufre. Los perros ya no comen jamón York y prefieren las delicatessen de su amo. Los días pasan.

Capplannetta y la banca

Lo primero para hacer socialismo se tiene que nacionalizar la banca. Esto no gusta nada a los usureros y banqueros sin escrúpulos. Pasa el caso de que cuando tienes una cantidad de dinero importante los banqueros aparecen como setas. El dinero es algo tan volátil que todo el mundo sueña en poseerlo, pero la mayoría de la gente no lo tiene. Ahora el “nuevo timo” es el Bitcoin. Una moneda en que los mayores usuarios o poseedores de ella son varios países, pero en especial los chinos, ya que están invirtiendo en esta moneda fatua, como también en oro que es un valor al alza. En principio los bancos ofrecen dinero cuando hay un respaldo o cuando la gente necesita, porque es un deber de fanfarrones, irte de vacaciones o pasar unas navidades opulentas. Es la sociedad consumista que los bancos manejan con gran empeño e intereses. Al tener deudas bancarias los bancos te dan la negativa, pero cuando hay un pequeño capital o mediano capital, entonces acuden los bancos con regalos y toda la interesada desfachatez que conlleva a la precariedad. Si es volátil el dinero de un Estado, imagínense el Bitcoin. El capitalismo y el neoliberalismo son gente ambiciosa. Aunque de ellos sólo se puede esperar dinero. En una sociedad de consumo todo se vende. Incluso está la nueva vertiente en arte denominada como cryptoart. Resulta que los pobres no podemos ser ricos o vivir bien en el socialismo, pero esa es la verdadera punta del iceberg de todo este asunto. Se puede ser pobre y vivir con lo necesario. Pero la riqueza es muy golosa. De ahí viene que los banqueros y ricos nuevos o antiguos desprecien el socialismo. Cuando tiene dinero eres un Señor, y cuando no se tiene eres un pringado.

Capplannetta y el origen de la música (fake-Blogger)

Contaba mi abuela,, que en los tiempos de la eterna noche, sin sol y sin lenguaje, Dios como castigo hacia el hombre por sus perversas tentaciones y su codicia ambiciosa, quiso en aquel entonces (donde se señalaba con los brazos o con las manos y barbilla), que el hombre pudiera expresarse, no solo bastaba con dejar en tinieblas a la humanidad. Como Dios en el momento de la creación anteriormente al Antiguo Testamento e incluso algo después, cuando creó la Tierra y determinó que en el mundo de los hombres debían tener lenguaje. Y les dio a los hombres y a mujeres diferencia los unos a los otros, y al mismo tiempo, les otorgó igualdad, pero cuando les dio el lenguaje creó una Torre de Babel en el que los mismos hombres fuesen diferentes también en el lenguaje, y creó la diversidad lingüística. Y esto lo hizo para que entre los hombres tuvieran alimento y pudieran comunicarse entre ellos. El mundo era un vestigio del edén y los castigó con ganar el pan con el sudor de su frente. También les puso el sol a y la luna, Dios al igual que las voces, el lenguaje, incluso el lenguaje no verbal. Al parecer quiso que cada persona tuvieran un sentido y una manera de hablar.

Después los hombres se multiplicaron. Ellos como hijos de un Dios, a veces niño y otras anciano, dejó a los hombres el amor y el libre albedrío. Esto para él era muy importante. Entonces los hombres (hechos a su semejanza e imagen) comprobó que los hombres ya transcurridos bastantes avances después los hombres crearon los sonidos y después se fue haciendo más global. La música entonces cada raza inventaba y creaba en los albores de toda la música mundial, su propio género. Esto quiere decir que todos los hombres que hacen algo por la música son la aristocracia de la vida. Son, los músicos, creadores de alegrías nuevas. Cada cultura tiene acervo, estilo y repertorio. La música si terminara será una vida sin aliciente. Pero mientras haya música en el mundo yo seré feliz. Y verdaderamente lo seré porque yo con la música me acuesto y me levanto. En temas musicales tengo conocimiento. La música es nuestra compañera sonora. Lamento la sordera, aunque haya y ha habido músicos sordos. Pero bueno, es cuestión de tenerlo en cuenta. Hay muchas músicas, pero la especial es un deleite.

Capplannetta y la cryptocracia

Debido a los fraudulentos acontecimientos que se están dado en esta era de capitalismo y neoliberalismo tanto en Europa como en Estados Unidos se viene practicando lo que podemos llamar nuevo timo, ya que son los más potentes económicamente, se está dando el caso de hacer fraude y en ese top ten el primero es China y el segundo Rusia. Ahora para invertir se confía a la moneda Bitcoin. Es lo que se hace llamar como”cryptocracia”. Y está sobreviniendo un montón de nuevos ricos o timadores sin ningún escrúpulo. El Bitcoin es una moneda híper emergente. China ya no compra petrodólar. Invierte en Bitcoin y en oro. Se puede pensar que con el gran número de chinos o asiáticos que hay en el planeta van a invadirnos cibernéticamente. Inglaterra o Reino Unido se dieron cuenta de la gran inversión del gigante asiático. Y por eso el Brexit. Estamos en una época de ceguera de un gigante tecnológico dentro de lo que podemos llamar pangeismo, pero la Pangea es Internet. Lo demás sigue igual. Intereses de petróleo y de gas. Pero la cuestión de que chinos y rusos inviertan en Bitcoin y los chinos en especial de la compra masiva de oro. Esto supone un endiablado elemento injusto para la clase obrera. En especial para los ocho estados más ricos y lo que eso conlleva como la guerra biológica brutal. Pero los pobres serán aún más pobres. Estados Unidos lo está viendo venir (el fraude en la era Cryptocrcacia, artísticamente e inversionista.). Y el mal uso fraudulento es debido a que los países de Europa tengan por ley nuevamente seguridad cibernética. Y en eso también ha habido cambios en lo que se refiere a la ciber banca. Estamos en tiempos distintos y/o peores. Todo cambiará.

Capplannetta y su primer poemario

Hoy he tenido momentos de alegría. Un amigo me ha recordado un primer libro que publiqué más malo que un enemigo envidioso. Pero me ha gustado recordarlo. En ese tiempo estaba muy verde como poeta y aunque me contaron lo del Cuento de la lechera, no estuve bien asesorado. Yo empezaba a leer y acabé un poemario en versos endecasílabos blancos. La temática era incluso mala. Entonces o un poco después empecé a comprender que la poesía era algo más que unos versos de corte ripioso. Hoy me han mandado la portada en fotografía, la contraportada y la dedicatoria gracias a mi amigo Txema. Me alegra que lo conserven por que se editó en noviembre del 1999. Me alegro de que amigos lo tengan presente. Es un libro inocente, de un poeta verde (repito) y pagado de mi bolsillo. Mi padre y yo pedimos un préstamo de 450.000 Pesetas. La mitad fue para pagar una multa, y la otra mitad el poemario. El poemario me recuerda a esa época, es como un espejo. Yo era inocente, y quería cambiar el mundo. Pero esa era mi ingenuidad. Los poemarios malos también tienen que ser leídos. De los errores se aprende. El poemario se llama El Grito del Arlequín. En ese tiempo estaba disperso y me dio la vida tal varapalo que me creía un payaso veneciano del siglo XIV. Tengo todavía poemarios. Los salvé de las llamas. Les cogí presto por el esfuerzo que han tenido mis padres siempre para mí y mis hermanos. La portada la diseñé yo. Es de lo único que me siento orgulloso. Me ha cambiado mucho la vida como poeta, y como escritor. Cuando un esfuerzo es en vano se hace más importante. Tal fragilidad que no quieres que se rompa.

Capplannetta y el juego de máscaras

Nietzsche dijo: —Todas las cosas deben de llevar máscaras terroríficas para quedar grabadas en la memoria de la humanidad. Yo creo que más que máscaras terroríficas deben de cruzar el puente de la liberación. El puente de la liberación te lo enseña la vida con los años, y en ese transcurso aprendes a no ser engañado. Puedes parecer un don nadie, pero para llevar a cabo un corta-fuegos que proteja ante la maldad de los hombres y mujeres detestables, tienes que saber que las cosas aparecen como por arte de magia. Las cosas sencillas conducen al engaño. Puedes hacerte el tonto una vez o dos, más veces no es ser tonto, es locura de cretinos. La gente se busca la vida y se olvida de lo que nos hace puros, aparte de la misericordia y el buen camino. Todos llevamos un ángel, en ocasiones un demonio, pero no es la vida un lugar paradisiaco. Es un lugar donde hay un suelo minado. Es un amasijo de trampas que debes sortear no siendo fácil la labor. En Internet está lo mejor y lo peor del ser humano. Cuando te las das de tipo sencillo no es que seas sencillo. Se deben de tener diversos dotes para ser buena persona, con humildad y conmiseración noble. Se busca en Internet cosas como la soledad, el miedo, la falta de trabajo, y un largo etcétera. Y solamente la desesperación en estos motivos es el anzuelo idóneo para pescar a incautos. Los buscavidas campan por la faz de la tierra y para ellos hasta el amor es una herramienta para devorar la presa que tienen al acecho. Yo considero que esto es la calidad que pocas veces se encuentra en las personas. En España es muy habitual la picaresca. La inteligencia es saber lo que ocurrirá antes de…

Capplannetta en busca de su inocencia

En el jardín botánico de mi diversa identidad debe de estar la razón de la soledad que encuentro, y a momentos busco. Un hombre solo, a solas con sus muertos, es de alguna manera un ser frío. Digo frío, porque por fin se marchó el invierno. En el jardín botánico de mi inocencia marchita encuentro aires y desaires, rompecabezas imposibles, juegos a los que no quiero jugar, y tropiezos por los que me levanto por que al dormir descanso. Pero en los agujeros del bosque y en los nidos del pájaro blanco están ausentes los que miran para hablar con farfolla. Quiero ser un poeta que ande su propio y único camino. Y eso es muy fácil. Porque al final del pozo está mi condena al ostracismo rotundo. Todos los hombres y todas las mujeres respiran una soledad profunda. Si miras no respires, si respiras no llames, si no llamas no hay nombres y si no hay nombres una muda manera de llamar a lo que carece de espíritu. Hace años buscaba en mis trasteros algún rastro de lo que no tiene nombre. Y al no tener nombre se señalaba moviendo la barbilla. Esto es un ademán prehistórico. Los hombres eran manada y aquel que traspasara el tabú era condenado al ostracismo. Ahora hemos llegado a un punto donde todos estamos condenados a un ostracismo. Somos almas físicas y en tres dimensiones vemos nuestra vida. Pero en realidad somos aire en el que cada uno elige una dirección y se lo entregamos todo a nuestro instinto. Nuestro instinto no es infalible. Muchas veces se encontrará con un yo no he sido, o tal vez se encuentre por azar, o quizá lo encontramos porque es nuestra manera de estar vivos. Se puede estar vivo de muchas maneras, pero la que más nos llena en algunos casos es en la sexualidad. A veces me siento un mendigo que no busca ni encuentra porque ya está totalmente entregado. Pero hay una soledad más dura y más grande que la de buscar por instinto. Es sentirse un desplazado. Un desterrado de la zona habitable. Una sombra. Un alma en pena. Existe una cárcel que nos hace presos pero somos más presos en una prisión. Se exige libertad pero mucha gente no sabe lo que hacer con ella. Solamente el que está encerrado encuentra una libertad. Pero esa libertad es sin duda otra cara hacia la soledad. Quizá valga la pena la soledad.

Capplannetta y la esperanza detrás

Al alba hay un inamovible caminar que no avanza ni avanzará, sólo los locos corren atrás y la multitud les dará esperanzas entre la vacuidad y la velocidad, y no hay retorno, pues sólo nos queda esperar, esperar y un largo caminar entre olas imponentes que tragan la casa de cristal. Solamente se admite la esperanza y la voluntad, con clavos de oxidada contrariedad sólo nos queda esperar, esperar y sin mirar atrás, no quieras ser estatua de sal, ni porvenir que está por llegar, trabaja la espera, y aunque te hundas hasta el pecho el lodazal solamente te queda esperar, esperar y nada más, te espera la muerte que te encontrará, otros se marchan para encontrar la paz y esa paz será artificial, pues la paz nos hará esperar, esperar de adelante hacia atrás, desde la carne hacia la viva cal, desde la enfermedad a la mortandad. Nos creemos en paz con libertad, y el hecho de ser inmortal y pierdes el tiempo, chaval; pues la esperanza es esperar, esperar y esperar sin alas ni cielo, con pan tendrás que migar, y si careces de amistad acurrúcate en la soledad, acomódate a la esperanza detrás de tu sueño grande que se hará menguante como los niños que nacerán, neonatos de inocencia y fragilidad, para algunos sólo les queda esperar y esperar, para otros nacidos para amar se romperán sus esperanzas detrás de los amores que se van. Y solamente hay que esperar, en la antesala del Dios dirá, una vez, doscientas o un millar, la antesala es espera y la vida un bulevar con el trasiego en el deambular de esta infancia hecha pedazos cuando venga la orfandad.

Capplannetta del ayer al hoy

Con tu lengua rasposa de gato me dabas medicamento oral y yo guarique mejor necesitaba. La sequedad de tu boca consiguió resguardar y que un caracol se metiera en su rosca de nácar. Yo nunca pensé que un Adán castrado era el espíritu que a mí me esperaba. La lluvia afuera era mi escena de hombre que dominaba la lengua única que placer te otorgaba. Lo que no llegó ayer llegaría mañana, pues como mujer de tu grande espalda mi lívido no inspiraba. Medicación oral a deshoras me encerraba. Un poeta debe ser el pájaro silvestre que se posa en todas las ramas. Y en tu camino de flor desflorada nunca me puse un sombrero y tu camino era de agua y solo agua. Por esa razón respeto el secreto que de ti me alejaba, pues pocas veces llegué a la cumbre, la cumbre donde el estaño se derramaba. Repudiabas mi beso de cielo, odiabas mi camisa blanca, y te alejaba mi aliento a tabaco, y otras promesas que fueron baladas. Yo nunca quise engañarte a pesar de que me mordían las damas. Pero yo por ser fiel te juré lealtad con el alma. Ahora soy otro Adán, sin Eva y sin ayuno al alba. A veces he sido embestido por mi torpe cárcel de jaula, y en otros momentos esperé la sopa boba que espera un mañana. Hoy soy latido rojo, tan rojo como la sangre, y esputo desde mi gemido de magma la gran tentación de la que tú renegabas. Hoy soy un mocito y un viejo, he aprendido a decir sí y desde luego. Soy preso de las carnes morenas que soñé desde mi temprana mañana. Ya no creo en misas, ni en Navidades sin eco, las luces son vegetales con guirnaldas que cuelgan del techo. No ofrezco promesas al aire, ni tampoco cuento cuentos, cumplo en dos mitades un abrazo, un beso blanco y un decente Nos vemos.

Capplannetta ahora es un hombre completo

No todos los psiquiatras son iguales, eso es obvio. Pero de pasar por tres psiquiatras distintos, dos mayores y uno joven, aunque parezca raro, me quedo con el joven. El motivo viene a ser a que la medicación que ahora tomo me ha liberado de efectos secundarios que anteriormente han hecho mi vida muy difícil. Ahora no confundo a una mujer con un sombrero. También me ha dado la gran satisfacción de ser un hombre completo y he dejado de estar obeso. Gracias a mi psiquiatra actual. No diré su nombre por ser discreto, pero he recobrado mi vida y es actualmente más rica y plena. Ahora me puedo hacer ilusiones con respecto al amor, aunque tenga efectos secundarios que puedo llevar a cabo sin dificultad. Lo único que me resulta aparatoso es el simple hecho de que tengo que hacerme analíticas cada mes. Pero ahí ando. Desde luego ha sido una bendición encontrar a este psiquiatra. He vuelto a mi vida (repito) como hombre completo y he pasado de pesar 110kg a pesar 92,8kg. La diferencia es notable. Al fin confío en la psiquiatría. Mi nuevo psiquiatra argumenta que soy demasiado joven para vivir como vivía. No puedo culpar a los psiquiatras más mayores, pues estos querían mi pronta recuperación. Pero el destino y el azar son los mejores ordenadores dentro de la posibilidad de poner vida centrada ante el caos. Orden en el caos. He vivido una vida sin ilusión y fundamento, a tener una vida plena. Está muy bien. Sin duda se merece ya no una Oda, sin duda se merece todos los elogios posibles. Quién sabe, ahora puedo ser aquel que era con pequeños efectos secundarios. Chapeau por mi nuevo psiquiatra. He recobrado la esperanza, esa esperanza tan necesaria.