Capplannetta y la fiesta

Ahora llevamos una temporada que con el COVID-19 la juventud está encerrada. Aunque ellos se divierten a su manera, en Barcelona están ocurriendo cosas que vale la pena no acercarse por allí. Yo me siento ridículo en una discoteca o en un lugar de copas a mi edad. Pero el vandalismo eso sí que es intolerable. Por dos razones, en el caso de que sea política, la razón es evidente viendo que pagan justos por pecadores. Y la otra razón es que eso no es manera de divertirse, porque está bien que fumen hierba, incluso si emplean drogas duras. Está bien que bailen en mitad de las calles, que disfruten, que vivan, pero la fiesta no es liarla. Y lo digo por experiencia. Yo he sido joven y lo sigo siendo, pero liarla es algo que no lleva al buen camino. Puedes tirar piedras a tu propia casa y todo funciona bien en base al alcohol que no has sabido tomar ni orinarlo. Los amigos, cuando te ven problemático dejan de juntarse contigo. He vivido eso en mis propias carnes en tiempos que me encontraba totalmente confundido a cerca de la amistad y otras cosas que no diré. Diviértanse pero con conocimiento. Yo ahora que no salgo es lo que puedo aconsejarme. Ha habido momentos que me he divertido sin tomar ninguna sustancia, ni siquiera etílica. Las veces que más problemas he dado a padres y amigos ha sido por el alcohol. Pero la fiesta ahora por culpa del COVID-19 ha cambiado. Como cierran las discotecas se limitan a beber alcohol en plena calle, y eso a la gente mayor no les resulta agradable. Divertirse con control. 

Capplannetta y la larga noche

En esta empírica noche trajino con la paz y sus silencios mayores. Siempre he escrito de noche y ahora no iba a ser menos. La noche es un bálsamo para los que estamos en sintonía con la gran conexión que es el mundo. Amanece y procuro escribir sobre aquello que no tenga que repetir. Hoy mismo he enviado un manuscrito que es un poemario, no es porque quiera publicarlo,  es para tenerlo custodiado por el editor. El poemario es de versos libres, y aluden con cierta ironía y retranca eso que algunos tratan de proclamar como verdad única, pero sin ser demagogo, ni superficial, he escrito este conjunto de poemas en noches perdidas. Tengo que decir que he recobrado mis ganas de escribir, hecho que tenía en cuarentena ya que me estaba repitiendo más que el ajo. 

Las noches a partir de otoño en adelante son largas, silenciosas y frías. Por eso lo que mejor apetece es imponerte sanos hábitos de ocio, como es una película o leer algún libro. Las noches en otoño empiezan a ser frías (repito) aunque más frías serán en enero. 

Ahora que ya he terminado un proyecto quiero comenzar otro muy distinto. No puedo hablar demasiado, sólo diré que no será rimado. El verso libre abarca más y mejor lo que es la poesía. La poesía puede ser rimada o de verso libre, lo mejor es que sea buena. Sobre el empeño que voy a llevar a cabo diré nada más que será un Remake, un Remake sobre la Caperucita Roja; es broma, no puedo decir sobre qué pero es una obra de un autor español. Lo importante es hablar de él cuando esté escrito. Hablar antes de un proyecto es como el que habla de la muerte, si hay vida o no sólo lo sabe el que se muere. La obra lleva escrita algunos siglos y es de más decir que tiene derechos de dominio público.

Capplannetta sobre escribir poesía rimada

Me pregunto muchas veces (quizá demasiadas) hacia dónde va el camino de la poesía en general de este siglo XXI. Yo puedo decir que domino la técnica de la rima, y la poesía de verso libre. No es por ser presuntuoso, pero todo el mundo reniega de la poesía rimada, pero a mí, que me ha llevado un tiempo componer décimas, sonetos, romances, canciones, puedo decir que estoy en el camino, pero justamente ahora voy a empezar a escribir versos libres. Aunque no dejaré la poesía rimada. Me parece imprescindible que cada poeta tenga su visión a cerca de la poesía. Por ejemplo, en el siglo de oro se rimaba, en la generación del 27 también. Y es que está infravalorada y menospreciada en estos tiempos de after pop. Yo me considero un poeta que le gusta practicar con distintos estilos, pero cacofonías aparte, la regla de oro hoy es no rimar. He escrito muchos libros no tan buenos con verso blanco. Pero pronto verán en mi escritura algo especial. Voy a jugar mediante la métrica y los versos blancos en una obra que conocen los que tuvieron un buen maestro de literatura, ese fue mi caso. He visto poética hermética ganar concursos, he visto a poetas laureados uniendo mentira tras mentira. Lo más maravilloso es decir lo que no se ha dicho con rimas magistrales. No soy amo de ese tipo de poesía, aunque la disfrute. Me identifico como con los versos de Miguel Hernández Las Nanas de la cebolla (…) Al octavo mes ríes con cinco azahares. Con cinco diminutas ferocidades. Con cinco dientes como cinco jazmines adolescentes (…) Este ejemplo es fabuloso. Es un poema rimado y no suena a cacofonía. Hay que objetar que tiene rimas en pareado, y eso hace del poema una tierna canción. 

Capplannetta and the open source

Yo me encuentro al lado de los hackers, desarrolladores y programadores que están a favor del open source (código abierto). También quiero recalcar lo ya dicho por Ricard Stallman “software free no significa gratis”. Hombres como Richard Stallman, Linus Torvalds, Julian Assange, Jacob Appelbaum, Eduard Snowden y tantos que me dejo en el tintero para mí son los verdaderos pioneros de la justicia. Una justicia en la que deberían tener más voz de la que tienen y por el egoísta sistema están siendo represaliados, cosa aberrante. Mientras que el código o kernel no sea abierto y el que quiera pagar voluntariamente es la justicia que defendemos los nombres citados y yo mismo me reconozco como partidario de su causa. Hombres como Noam  Chomsky, James Petras, José Mujica, y aquí en España el Alcalde de Marinaleda, son todo un compendio de hombres con ideales, no ya factibles, sino necesarios. Me dejo en el tintero tanto a ecologistas, investigadores, y luchadores por un mundo justo e igualitario. Greta Thunder, Manu Chao, y un largo etcétera que con su grano de arena están levantando una montaña, solo esos, son los imprescindibles. Cuando el mundo se dé cuenta de que el dinero no se come, que las energías fósiles están destruyendo el planeta, ¿qué hará la humanidad rica? ¿Calentarse con billetes? ¿Respirar con bombonas de oxígeno? Se debe igualar y emancipar a la clase trabajadora. No es comunismo. Es apostar por la vida. Como homenaje también expondré una canción homenajeando a Linus Torvalds. Los programadores como él son testigos firmes de que se debe ser generoso con la gente, todo esto entorno a la cultura, el software, la medicina, y olvídense de Planetas B y otras martingalas. Ser activista y estar librando la gran batalla para hacer accesible la tecnología en todo el planeta. Pangea es una realidad. África está preparada para su propia revolución industrial. Hay que seguir en lucha y no perder la esperanza. Es necesario ahora. 

-Southbound Vértigo Parkway by Kernel-

Sintiéndose como el rey de América

Parkway vertigo en dirección sur

El clima es diferente a la Antártida

Nunca estás solo en Silicon Valley, USA

Parece que fui el prodigio elegido

Escribir códigos como sonetos de Shakespeare

Algún tipo de alquimia

Ellos ni siquiera podían acercarse

Los mansos no heredaron la tierra

Los geek elevaron el valor

Haz público, vende las acciones

Tan pronto como puedas

Sal y sigue

A lo siguiente

Retírate joven

Podría haber sido el rey de América

El clima es muy diferente a la Antártida

Parkway vértigo en dirección sur

Colgado con el digerati

Me hizo parte de la glitterti

¿Qué podía  ser una bóveda mejor

Que vivir al lado de Sant Andreas Fault?

En esta veta aleatoria de oro

Tratando de encontrar un punto de apoyo

Ese es el precio

Para hacerse rico

Después de dar tu tono más audaz

Ese es el precio por hacerse rico

Debería haber sido el rey de América

El clima es muy diferente a la Antártida

Parkway vértigo en dirección sur

El clima es muy diferente a la Antártida

Incluso cuando brillan las estrellas

Nunca estás solo en Silicon Valley, USA

Bueno, aquí vamos

Cambiar al mundo es nuestro set

Vendiendo gominolas en Internet

La frontera se convirtió en pista de carreras

Para los depredadores y ególatras

Si te vas por una semana

Te das vuelta, te encuentras obsoleto

Siempre llevas un puntaje de quien está haciendo más

Bajo el sol truculento

Fui el prodigio elegido

Escribir códigos como sonetos de Shakespeare

Podría haber sido el rey de América

Parkway vértigo en dirección sur

El clima es muy diferente a la Antártida

Parkway vértigo en dirección sur.

Capplannetta y el flamenco

Recuerdo que entre mis cintas de Heavy Metal tenía cassettes de Los Chichos, Los Chunguitos, Los Chavis, El Junco, hasta que descubrí con catorce años a Camarón de la Isla. Me compré la cassette en un restaurante de paso a la altura de Albacete. Mi padre se puso muy contento de que empezara a escuchar flamenco del puro. Después anduve escuchando a Manolo Caracol, Tijeritas, El Turronero, y algo después Triana, que no es flamenco, pero es rock andaluz que tras mi incursión en el Heavy se entendía esa vena andaluza y rockera. Mi padre me compraba las cassettes. Después con el tiempo fui escuchando a Ketama, Lole y Manuel, Pata Negra, y el flamenco con la solera del vino de Jerez. También me interesé por el flamenco trianero. Aunque más tarde, por las olimpiadas de Barcelona en 1992, escuché mucha rumba catalana. Debo decir que al tener yo voz cantaba todo lo que a mis oídos llegaba. La Perla de Cádiz, La Paquera de Jerez, Porrina de Badajoz, El Duquende, La Niña de los Peines, los hermanos Pavón, y muchos flamencos más. Yo cito ahora los que me voy acordando, pero era como pasar de un poemario a otro distinto. Descubrí a Inés Bacan, y su hermano Pedro al toque. Después fui encontrando Los Chorbos y otros más. No quiero citar más, pero yo he sido un gran aficionado al flamenco gracias a mi padre.

 

El flamenco es patrimonio de la humanidad declarado por la UNESCO. Pero mi padre que es un amante del cante jondo antiguo es sabedor que los palos del flamenco para un cantaor debe quedarle claro que tiene que cantar desde zambras, hasta bulerías y fandangos y soleares que cada uno tiene su impronta que lo difiere del lugar que de Andalucía sea el cantaor o guitarrista. Por Granada se baila una danza que es el zorongo gitano, llevado a la fama y a la popularidad por Lorca. Enrique Morente ha sido otro innovador del flamenco. Y sus tres hijos han visto y aprendido bien la manera de utilizar influencias que funcionen bien con el flamenco. Un flamenco de verdad puede ser payo  o gitano. Es el sur donde se encuentra el Duende. Desde el Sacromonte a las marismas de Cadiz. En principio el flamenco con más fundamento es con el ángel gitano. Los gitanos llaman a los cantaores con dotes que tienen hondura. El mejor flamenco está desde en Bilbao hasta en Nueva York. Desde Tokyo hasta el mirador de San Nicolás, desde el Barrio de Gracia hasta Las Tres Mil. Es sin duda una música global. Como la comida.

Capplannetta a juicio (Fake-Blogger)

Al parecer sustraía imágenes de Pinterest sin conocer al artista y en qué lugar del mundo se tratara. Algunas imágenes las creaba él, ya que tenía conocimientos de fotografía. Coleccionaba imágenes para después utilizarlas en sus web-blogs y a modo de ilustración, no esperaba la que se le venía encima.

Cierto día le llegó a su buzón particular una carta en la que decía que tenía unos diez días para presentarse en el juzgado. Al principio pensó, seguro que eso es mi exmujer pidiéndome dinero. Pasaron los días y fue al juzgado. Tenía que declarar sobre fotografías que colgaba en sus web-blogs. Él declaró que las recogía de Pinterest, que no hacía daño, también que muchas las diseñaba él.

Con el tiempo volvió al juzgado a declarar y según las secretarias del juzgado, los artistas y dueños habían creado una asociación. La asociación contaba con gente de todo el mundo. Todos querían sacar tajada. Los artistas se pusieron de acuerdo y le exigían 6.528€. Capplannetta se quedó estupefacto. Él no podía pagar tremenda cantidad. Le sugirió al juez que quitaría las ilustraciones. Le dejó caer que él era apropiacionista. Todos echaron a reír. Y el juez contestó: -Déjese de apropiaciones o demás gaitas. Y añadió el juez: mi sentencia es simple: -usted paga el dinero exigido por los artistas, también quita las fotos de sus blogs ya que las fotografías tienen derechos reservados. Capplannetta enfadado le contestó al juez: -Yo no entiendo de derechos de autor y copyright, yo creo en copyleft y soy de izquierdos reservados. El juez contestó: -No sea usted chistoso. Sentencio que debe pagar la deuda para los artistas. Después tiene que quitar las fotos, por mucho que sea de izquierdas. En la secretaría del juzgado le darán información para pagar el dinero a sus dueños, después tiene que pagar la multa de 2.679€ porque los artistas que crean esperan ser pagados. Capplannetta se echaba las manos a la cabeza, hijos de puta!

Capplannetta empezó a quitar las fotos de los artistas. La web-blog tenía 1183 publicaciones, y una a una fue quitando. Cuando le quedaban más de la mitad se dijo: -Mañana más y. mejor. Y cayó exhausto a la cama. Iba a probar a ver si con tremendo problema se podía dormir. Se levantó y fue hacia el ordenador y se deshizo del blog, todo el trabajo de años tirados por la borda. Y dijo en voz tenue. Se acabó Capplannetta. Se acabó la tabla de salvación, el trabajo de escritura. Ahora debo pensar qué puedo hacer para no suicidarme. Y se quedó dormido. Maldita burocracia.

Capplannetta y Manu Chao (Fake-Blogger)

Hace unos tres años me metí en un bar del carrer escudellers en Barcelona y me pedí una cerveza. Había un grupo de unos trece o quince chavales al compás de una guitarra y como percusión una caja peruana. Tocaban y bailaban rumba. Me encanta la rumba. Me acerqué al grupo y me puse a cantar con ellos rumbas. Cantaban Los Chunguitos, Lole y Manuel, y hasta que cantaron El Desaparecido y entre ellos había un guitarra que la cantaba, y en seguida lo reconocí. Era Manu Chao, del grupo prohibido Mano Negra. Y le dije: -Hostia, eres Manu Chao, yo había ya escuchado a este muchacho. Y me contestó: -Eso me dijeron mis padres. Todos reímos por su ocurrencia. Y siguieron con la rumba a todo gas. De vez en cuando Manu decía: -Se rompa la máquina. Frase que hizo famosa el Gato Pérez.

Al rato pararon y estuvieron hablando y Manu seguía marcando acordes rumberos, hasta que al final cantó Me quedo contigo de los Chunguitos pero a un ritmo con el tempo rápido. Le pregunté: -Conoces bien el repertorio rumbero español. Y añadí: -Haces Mixtura, ¿verdad? Y él me dijo, no. Lo mío es el Cachivache-bugui. Otra vez reímos. Manu Chao es un chico divertido, extrovertido, y gente sana. Después nos fuimos toda la noche de bar en bar, inolvidable noche.

Capplannetta y el Fake-Blogger

Cuantas veces hemos escuchado que el mundo es una mentira. Y también escuchamos a diario, ya sea en tono humorístico o en serio el anglicismo Fake, si a eso le unimos la palabra también anglosajona Blogger, encontramos un modo de hacer literatura que a través de una noticia, tanto si es de diario o televisiva, o a través de una verdad a medias o una estadística elaboramos un género no sé si nuevo o reinventado, y si lo publicamos en los web-blogs o en Twitter o Facebook nos puede distraer al unísono que la ficción literaria. ¿Acaso los cuentos infantiles no parten desde la fantasía? Recordemos la campaña y la presidencia de Donald Trump, plagada de Fake- News y medio verdades, incluso mentiras de manera descarada. Sería, más o menos, como hacer humor o una exageración que distraiga a los lectores como si de ficción se tratara. Pero con la diferencia de partir desde un hecho real. Ficcionar la realidad se puede denominar autoficción, pero la autoficción parte de un hecho real y se envuelve de verdades y de mentiras, pero el Fake-Blogger sería algo parecido al periodismo Gonzo, ya que este parte de un subgénero del periodismo de reportaje verídico. Está claro que el Fake-Blogger sería la realidad Pulp o Afterpop.

Reseña Literaria (Juliana Mbengono)

Cecilio Olivero Muñoz

Cibernética esperanza

Ediciones Vitruvio 2021

Las cosas nuevas, en ocasiones, nos causan rechazo y curiosidad al mismo tiempo, aunque sean muy buenas. Cibernética Esperanza, de Cecilio Olivero, en adelante Capplanneta, es un libro demasiado nuevo, no sólo porque lleve menos de un año desde que salió de la editorial. El contenido está estructurado y presentado de un modo muy poco habitual, tan poco habitual que el autor podría perderse buscando el hilo conductor sin darse cuenta de que ya lo tenía desde el prefacio.

Yo esperaba una “novela de auto ficción”, según la definición que hizo el autor. Pero, durante los últimos meses he estado leyendo una colección de más de 60 poemas y más de 60 relatos intimistas, sinceros y descarnados que, sin suspense ni anticlímax o clímax hacen que el lector siga pasando las hojas movido por la empatía y las emociones que despiertan las experiencias que narra el autor sin necesidad de un gran conflicto que se resuelva en las últimas páginas (igual que en la realidad, donde nadie espera resolver el mayor de sus problemas para vivir sin emociones ni desafíos, al contrario, convivimos con todo lo bueno y lo malo cada día) hasta que un día el lector llega al final y concluye que muchas películas basadas en hechos reales y muchos reportajes sobre la vida de los famosos son un montaje para vender.

En el séptimo verso del poema “Blogger nadie”, Capplanneta dice algo que ya es muy evidente: “[él escribe sobre] lo que le da la gana”. Es decir, sobre su coqueteo con las drogas durante su juventud y las consecuencias de estas en su salud y en su familia. Las otras cosas sobre las que le dio la gana escribir en Cibernética Esperanza son: su relación con internet que, si bien le hace sentirse a gusto hasta el extremo de alegrarse porque un hacker se haya metido en su sistema operativo, también le vuelve más solitario, es una tabla de salvación en la vida de un hombre cómo él; es decir, en la vida de mucha gente acosada por el tedio. Por último, está su relación de amor fallido con su exmujer y otros temas sueltos como “Los entierros sin tierra” o “Alienación y misantropía”.

Lo más conmovedor de esta colección de recuerdos-relato-poemas-reflexiones- etc. es la valentía del autor al decidir mostrarnos sus gusanos de seda, su intimidad, haciendonos pensar en la sociedad actual, fría y misántropa, después de habernos advertido que hablar de nuestras intimidades puede no ser del interés de un lector.

Posiblemente, Cibernética esperanza no es una autobiografía, pero resulta muy, muy difícil creerlo; desde el prefacio, el autor ya nos habla de sus experiencias en la niñez y en las últimas páginas, en el epílogo, nos sigue hablando de la relación con su exesposa. Tampoco es una obra de ficción, aunque el título de la primera de las cuatro secciones del libro sea “El pasado condiciona al futuro” mientras la tercera es “El futuro está escrito”.

Ficción o no ficción, novela, ensayo o poemario, o todo en uno solo, Cibernética Esperanza es una creación artística que confirma lo ya dicho: “el arte no se debe definir”.  Y es que, si se tuviera que definir el arte, estaría tan enmarcado que obras como Cibernética Esperanza no encajarían en ningún cuadro cuando son uno de los retratos sociales que todos necesitamos mirar y, posiblemente, nos encontremos pintados en él de algún modo.

El presidente de Amazon

El presidente de Amazon está como una cabra. Ha amasado tanto dinero que Jeff Bezos es uno de los personajes más ricos del mundo. Hace unos días se dio un paseo por el espacio. Eso ya lo sabían. Se presentó después del paseo con un sombrero de cowboy como si de un vaquero de rodeo se tratara. Dicen las malas lenguas que en la travesía no les faltó ni caviar ni champán francés y vete tú a saber que sustancias más se llevarían para su gran gesta por el espacio. El caviar no era ruso por razones políticas. Todavía no se ha dado cuenta de de que Rusia dejó hace años de ser comunista. El caviar era iraní, pero no les importó ni a él ni a sus amigotes de odisea. El ser astronauta le ha vuelto a Jeff Bezos un hombre de provecho, es rico, caprichoso y ahora es cosmonauta. No puedes ser rico si no tienes algún capricho que otro. A Bill Gates ahora le ha dado por hacer donaciones humanitarias. Pero estos millonarios que dieron su peculiar campanazo en el Dow Jones, no tienen ahorros en Bank of America a plazo fijo. La verdad es que sí tienen liquidez pero su ego no dirá que su inmenso capital está generando riqueza, lo que no te dicen es que tienen su dinero que, es tanto, que muchos lo invierten en oro o en bitcoin. Jeff Bezos no tiene un pelo de tonto. El algoritmo de Amazon es el secreto mejor guardado, más que el de Google, Facebook y Twitter, que tienen un algoritmo casi igual de potente. Estamos dejando nuestra voluntad a los algoritmos. Hace poco comprobé por mí mismo que el algoritmo de Google sabía que era poeta aficionado, y después de mostrarme varias noticias sobre poesía me dice el algoritmo que el amor es fácil encontrarlo si confías en nosotros, o sea, que el algoritmo de Google sabía que follo menos que Tintín. Pero eso no es todo, me mostró un anuncio donde me enumeraba las intentonas por vestirme de Armani, descubrí que estos tipos de las plataformas arrasan con su confianza en los algoritmos. Pongan amor en su vida, ¿ha probado el nuevo aspirador de mano? ¿Necesita cápsulas para cafetera? Vengan al mundo que “yo se lo envío a casa”. Pero preferimos a Amazon a la librería de tu ciudad, ahora con Internet es fácil tener libros que no están en Amazon ni en ninguna parte. Ahora está el personal embelesado con el puto algoritmo.

Cibernética Esperanza_