Capplannetta y el suicidio

1533121051904

Si no existiera Internet hace tiempo me habría suicidado. Sí, siempre tengo la sensación cuando tengo un mal día de que sobro. Pero siempre hay otro día mejor a la vuelta de la esquina, quizá el mal día resulte algo efímero y con el paso de ese mal momento tras de sí haya otro momento más placentero. La vida es una caja de sorpresas y no deja jamás de sorprenderte. Hay momentos en esta vida muy duros, tan duros que quisieras evaporarte. Ahora estoy pasando por una etapa crucial, estoy en un sí y un no, estoy en un erial de soledad y no pienso dar el coñazo con la soledad, ya que es más consentida que obligada, es resultado de excesos de ayer, es temporal, al menos eso creo. No quiero decir con esto que necesite desesperadamente compañía, todo a su debido tiempo. Cuando me ronda la idea del suicidio me tomo un café solo y me enciendo un cigarrillo, o me da por escribir un poema, o escribir para mi blog, que es lo que más me gusta. Internet ha conseguido un mundo más pequeño, que la gente lea y escriba, pero también tiene su lado oscuro, en Facebook por ejemplo, existe mucho bulo, mucho presumido, aunque también mucho mentiroso y mucha envidia. Internet me salvó la vida, quizá también tenga el poder de quitármela.