Capplannetta y sus momentos de evasión

IMG_2818

Me escribió por Messenger mi agente literario para decirme que había trabajado demasiado y que padecía una dolencia que creía él era un cansancio excesivo, bien, le dije que dejara los empeños que tenía que realizar para mí y descansara de inmediato, cosa que hizo, eso creo, y mientras yo no estaba encima de él (cosa que casi siempre hago) mientras realiza algún trabajo para mí (ya que es agente, editor y diagramador) me puse a leer lecturas que tenía olvidadas en los anaqueles de la tablet, lecturas que obtuve hacía algunos meses atrás, me cansé pronto de leer y me dediqué a ver vídeos, oír música y a estar ausente (que es lo que más me gusta en la vida), aunque estar ausente se conciba con las otras acciones, que todo hay que decirlo, como que se llevan bien unas con otras. Me puse a escuchar a Cartola, Los Chichos, Jorge Drexler, etcétera… entre esas cosas fumaba y fumaba, vicio que debo de dejar de un momento a otro, ya que me canso y es una necesidad por pura Salud. Beber café también me encanta, y mientras bebo café, suelo beber agua para que trabajen mis riñones. Aunque lo que más me gusta es ver vídeos de YouTube de larga duración, ya sean documentales, conferencias o incluso películas y obras de teatro, las lecturas que suelo tener últimamente son En Movimiento de Oliver Sacks, Elena Medel y sus dos libros de ensayo (uno, sobre Machado El mundo mago, y el otro, sobre poesía Todo lo que hay que saber sobre poesía) y también clásicos como La vida breve de Juan Carlos Onetti y libros que me descargo gratuitos. Elena, cierto es que es una poeta institucionalizada pero es muy buena escritora, tiene un paladar exquisito, aunque se decanta por lo femenino, como si llevara esa lucha a un trasfondo personal, bueno, es comprensible, ella es mujer. Ahora son vísperas de la feria del libro de Madrid, no quisiera verme  en el pellejo de ciertos autores que firman libros tras una cola, o tal vez otros, que no tienen cola porque no los conocen todavía, ya la tendrán, aunque para mí eso es un horror. Disfruten, hagan lo que hagan, la soledad es muchas veces un bálsamo placentero que los que gozamos de nuestra compañía personal no es motivo para el tedio, o el pesado aburrimiento que la soledad impone, se debe tener una lucha entre los sentimientos de soledad y el sentirse aburrido, es de mediocres hundirse en la desesperanza.