Capplannetta hace examen de conciencia

Escuchando la canción Ojos de Perro Azul de Rubén Blades (canción que compuso junto con el fallecido escritor colombiano Gabriel García Márquez) se canta que la gente que le tiene miedo a la vida es algo cobarde y una lástima para aquellos que disfrutan de la vida, y añade, que tenerle miedo a la vida es triste. Yo no es que le tenga miedo a la vida, pero de mis dieciséis años hasta los veintiocho he vivido intensamente, con historias de todos los colores, yo también he sobrevivido al día y a la noche. Después de casarme y después divorciarme he vivido a mi manera, y ahora que rozo los cincuenta no es que le tenga miedo a la vida, aunque sí respeto. Le he visto las orejas al lobo y me he metido en muchos problemas, problemas que debido a mi situación económica pagaban el pato siempre mis padres. Y ya, al fin, he decidido rezagarme de problemas y malas compañías. Yo siempre digo que la juventud es empezar a comer por el postre. Ahora quiero estar tranquilo. Hacer sufrir a mis padres lo menos posible o nada y vivir en paz, sin problemas. Es curioso, en el atardecer de mi vida me he vuelto un ser timorato, no quiero líos. Yo creo que mis padres se merecen tener paz los años que les queden por vivir, pero he vivido, y sin ningún miedo,  aún hoy no padezco miedo, pero sí es verdad que guardo cierto respeto a la vida. Así estoy bien, no me falta ni la leche de las hormigas, y ya, por fin, dije basta, no se debe ser egoísta, pero a veces tememos más desde la ceguera ignorante y lo que mal interpretamos.

Capplannetta sabe que todos vuelven

IMG_2834

La canción que compusiera César Miró y Alcides Carreño Todos Vuelven, y que llevara Rubén Blades a su repertorio lo dice bien claro: TODOS VUELVEN, y sí, es una realidad. Todos vuelven a la patria donde nacieron, y no sólo eso, vuelven para morir algunos, y otros vuelven para reencontrarse con parte de su vida, gran parte. Aunque el hecho de migrar sea por obligación muchos pierden arraigo, ya que la patria donde “todos vuelven” no los reconoce como hijos legítimos en algunos casos, sobre todo los que anduvieron lejos durante largo tiempo, se quedan sin raíces y no son de ningún lugar, aunque éstos tengan doble nacionalidad. Esto ocurre en muchos casos con la inmigración, hecho que también ha tenido su mismo problema de raigambre aquellos emigrantes españoles que emigraron al norte de España y de Europa. Pero repito hasta la saciedad Todos Vuelven como dice la canción. Cierto es, y lo creo con gran convencimiento, que el futuro es la Mixtura, la mezcla de nacionalidades, la mezcla de razas, es pura lógica, aunque éstos matrimonios no lo tienen del todo fácil, pero es el amor el que mueve las ganas de prosperar y hacer vida en común, por eso digo, no es fácil que matrimonios mixtos las tengan todas consigo, por muchas ayudas que obtengan, que gran parte de eso es leyenda urbana, ni tanto ni tan poco. Normalmente son las familias de acogida las que apechugan con el tema. Pero no se debe perder la esperanza, la Mixtura es el futuro y que no nos sorprenda, aunque debo dejar claro y hacer énfasis en que Todos Vuelven. Lo digo con conocimiento de causa.