Archivo de la etiqueta: poemas con nocturnidad

Capplannetta Nunca Nadie Nada

Cronometré mis plegarias y todas duraron tres segundos, de cada mixtura que recojo en el transcurso, me llevo un souvenir repleto de olvidos, ya no confío en Mickey Mouse, sin embargo, me he hecho furtivo en los bosques negros, y trampas pongo a mis sueños, a mis placeres pequeños un gran cielo abierto, con el que se me erizan los vellos y mi corazón es un dulce y sagrado escalofrío. El momento de las despedidas tiene una dicha y una pena, el momento de la muerte es lo que no tiene solución, acaso un ángel viniera y me prestara su hombro en mi desconsuelo, pues no he fumado ninguna porquería, ni le eché vodka a mi vaso de leche. Me rodeo de rotundos desengaños que me arrancan la piel a tiras, y me invento personajes de arte pop en cualquiera de mis impresiones por domesticar, no conozco a nadie que no codicie un don de astro, yo no soy astro, y os digo hoy que nunca nadie, nunca nadie regresó de las tinieblas, pídele consejo a papá. Recojo leyendas en los bulevares, y me apropio de aquello que no hice, pero no es que sea un ladrón, soy un coleccionista de alegrías con minifalda. Me gustan las adolescentes con sus uniformes a cuadros, la tragedia inglesa es que nunca regresarán de los patíbulos de Oxford. Dicen los agoreros que llegará la mañana a ser mañana, y que la madrugada es tan suya que parece una pared en el campo abierto, pero yo conozco un algoritmo que la pone como Dios la trajo al mundo, libre y necesaria, atractiva y arrebatadora, el sol es lo único que nos queda a los amantes de la tormenta. Fuego sobre fuego es el universo, y éste poema en prosa finaliza ahora. 

Capplannetta y el mito Playboy

Yo no me siento para nada un Playboy, quizá en mi juventud haya tenido cierto éxito con las mujeres, pero nunca he sido un mantenido. Quizá porque no he podido, pero la profesión de “mantenido” es una profesión arriesgada. Conocí un tipo una vez, que estaba hecho un haragán y además un pingajo en la calle de homeless y el hombre tenía unos ojos de un celeste claro, eran casi turquesa, y tenía un hoyuelo marcado aunque lo disimulaba la barba relativamente larga; digamos que el tipo, por lo que vi en él y lo que me contó, al parecer tuvo una vida intensa. Decía que había sido proxeneta, y un Playboy, me contó que estuvo con un montón de mujeres a lo largo de su vida, y ya se sentía acabado, abandonado como un perro de nadie en la calle, ya no era aquel que fue. Me vinieron a la cabeza gentes como Porfirio Rubirosa, que estuvo con muchas mujeres aunque al final de su vida murió solo en Paris, aunque había hecho antes el papel de mamporrero o celestino de Trujillo (el dictador dominicano).  También en menor grado me viene a la cabeza Chet Baker, el trompetista y cantante de jazz, que aunque los últimos días de su vida fueran una tragedia aún por dilucidar, tuvo una vida de Gígolo de la que se sabe muy poco, o quizá no demasiado, lo que sí queda claro es que fue una especie de vampiro y que estuvo con muchas mujeres a lo largo de su breve vida, aunque era un gran músico. También está el caso de Hugh Hefner, que en el 1953 fundó la revista Playboy y de la que astutamente se hizo rico y famoso. Empezó con el número de Marilyn Monroe y la revista se vendía como rosquillas. La revista fue fundada en Illinois (Chicago) y es por todos sabido las fiestas que organizaba en su mansión y las que en varias entregas fueron televisadas donde venían al festejo músicos de jazz, pero en esas apariciones televisivas las chicas no aparecían desnudas. Si les soy franco, todo aquel que le haga un agravio a una mujer lo paga a lo largo de su vida. Hay veces que el agravante lo haces tú pero hay otros momentos que lo suelen hacer ellas, quienes hacen daño a la larga suelen pagarlo, es cierto. 

Capplannetta y las canciones monotema

Existen canciones que nos acompañan para siempre a lo largo de nuestra vida. También hay canciones que nos recuerdan un amor u otro, pero existe gente que convierten las canciones en monotemáticas, dejando éstas una importante huella en las mentes de algunas personas. Cuando una canción se convierte en monotema es peligroso hacérselo saber a tu nueva pareja viniendo de una relación anterior duradera, más sí la relación fue tu exmujer, la nueva pareja te lo reprochará siempre, por eso es mejor no ser demasiado monotemático, ya que algunas personas se convierten en obsesión, no todas, pero existen algunas que dejan huella. Lo malo es el caso a la inversa, que ella te cuente a ti la canción que le cantaba, o le recuerda, o la teletransporta con la ex pareja de tu actual amante, enamorada, o novia. Entonces el celoso eres tú. Son tantos los celos que te provocan que acabas por cogerle asco a la canción. Y te vienen unas tremendas náuseas con tan solo escucharla cuando estás comprando, o en un restaurante, o incluso en la cola del súper del barrio. También está el lado masoquista, esa vertiente nuestra masoca que escuchas la canción por el hecho de recordarla. Conozco gente que es, por ese lado, tan masoca que se hacen una playlist, y no sólo eso, sí es un tío o una tía que ha tenido muchos fracasos con parejas le ponen nombres a las playlists y entonces viene la pelea, cuando tu nueva pareja descubre tu playlist oculta en la plataforma de música se monta la de Dios, pero aún más si tu ex es extranjera, con la nueva pareja basta con que escuches una canción del folclore del país de tu ex para que se monte el tangai musical.  Es mejor hacerte playlist mezcladas, o mejor decir, barrechadas, pero es durísimo entender, no por que te lo diga, que esa es otra, cuando lo descubres por cómo se comporta cuando escuchas la canción. Hay gente que cambia el disco, o pasa a la siguiente canción, porque repito lo de las náuseas, le coges tanto asco a la canción que le rayas el CD o el vinilo donde está la canción, con el mp3 es distinto. Ahora ya no hay que poner nombre a las playlist, pero a veces es tanta la obsesión, que te descargas el repertorio para suicidarte. 

Capplannetta hace balance estival

¿Realmente a esto que yo vivo se le puede llamar verano? Éste verano ha sido algo peculiar, aunque no he usado ventilador apenas y no se me han consumido los cigarrillos a velocidad luz, no puedo decir que este verano haya sido del todo malo, junio y julio han estado bien, aunque agosto ha sido algo lento, ha habido días de muchos colores, por eso digo que ha sido peculiar. Ha habido momentos de desesperanza y ansiedad, pero así son todos los agostos en casa. No me puedo permitir según qué cosas, pero de las buenas he disfrutado. He disfrutado al menos de mis padres, y amigos, ya que la confinación pasada fue peor que agosto, espero no se repita, por el bien de todos. Éste verano ha sido peculiar, ya que es el primer verano en mi vida que veo a la gente con mascarilla por la calle, incluso las visitas que han venido a casa también han sido con la mascarilla puesta, me refiero que de esa guisa han entrado, pero en casa se la han quitado. He disfrutado de mis dos hermanos, uno de sangre y corazón, el otro de corazón nada más, que no es poco, así que no puedo quejarme, he disfrutado a mi manera, he leído a autores chilenos, que me han sorprendido de lo buenos que son escribiendo. Aunque no he follado junto al mar, no todo va a ser follar, como bien dice la canción de Javier Krahe. Bromas a parte, ha sido un verano peculiar pero lo he disfrutado a mi manera, ya no son los tiempos como en veranos pasados, donde había que viajar sí o sí, ya se me han quitado las ganas de conocer mundo, aunque ya conozco lo suficiente para saber de que el mundo está muy mal; he escrito, he leído, he bebido, he comido, ¿qué más se puede pedir? Lo que no he hecho ha sido documentarme sobre los delfines. 

Capplannetta se dirige a los seguidores de su blog

Siempre he dicho que este blog es una bitácora de mares tranquilos. Y los seguidores de este blog deben perdonar que no les siga en sus blogs, pero no sigo ningún blog, ni en WordPress ni en Blogger, ya que mis lecturas son otras bien distintas. Pero a algunos si los sigo, otros habrán que han dejado de seguirme, aunque no se lo reprocho a nadie, si no les interesan mis palabras es normal que dejen de seguirme. Mis lecturas se basan en ebooks o en libros clásicos, pero siempre desde mi tablet. En Nevando en la Guinea tampoco seguimos ningún blog, tenemos esa norma. No se preocupen, que aunque no me lean a mí ni a la revista, estamos siempre en lucha constante por innovar y ofrecerles el mejor contenido, hablo en plural porque a veces solemos ser más de una persona los que circulan por estos dos blogs, en uno, www.capplannetta.com  habla Casimiro Oquedo Medrado y a veces Cecilio Olivero Muñoz, y en la revista/web hablan Juliana Mbengono, Cecilio Olivero Muñoz, y Juan A. Herdi. Lo llevamos haciendo desde el 2008, aunque Juliana se ha involucrado al proyecto hace poco, y en un futuro seremos más, o ésa es la idea. La dirección de Nevando en la Guinea es www.nevandoenlaguinea.com o bien www.nevandoenlaguinea.org, en esta revista se publican los artículos en la web, y los textos literarios en un PDF de manera trimestral. Esperamos que si les gustan ambos proyectos lo disfruten, como nosotros disfrutamos ofreciéndoselos. 

Capplannetta y la semilla del odio

Conviene decir que sólo los inmigrantes aceptan la precariedad laboral que ahora está por doquier. Y aún así existen ciertos cenáculos neofascistas que critican esta necesidad de migrar al norte como una anomalía de partidos políticos haciéndolos a éstos responsables. A los inmigrantes no se les quiere en ninguna parte, salvo en países donde los arrinconan en macro poblados bajo el telón de fondo de millones de euros ofrecidos a éstos países por los políticos europeos usándolos como moneda de cambio. Es importante decir, y admitir que el norte ha cerrado el grifo en tema de inmigración que vienen a los maremagnums de capitales europeas ante unas vidas de estancamiento en sus países de origen. Las pateras son peligrosas y las víctimas son los inmigrantes, se ahogan en el Mediterráneo, sin que las autoridades europeas hagan un consenso, no sólo en políticas de ecologismo, sino el eterno dilema, que es el sur, sur o no sur, como bien nos canta Kevin Johansen haciendo un juego de palabras con el monólogo de Hamlet de Shakespeare. Pero una vez llegado y habiendo vivido un viaje al norte plagado de sortilegios e infortunios se ven que en el país de acogida tampoco se les quiere, ellos no entienden el porqué, y los neofascistas que tienen tres siglos atrás su psicología, los tratan con desprecio e incluso de manera violenta en muchos casos, ellos vienen a trabajar, no pretenden “llevarse” gran cosa, aunque como a los europeos ellos quieren vivir bien. Esto es una bomba que estallará y hace tiempo encendimos su mecha, la extrema derecha acusa a la izquierda de crear un efecto llamada, pero ningún neofascista de éstos quieren recoger la fruta, ni las patatas que se pudren en los campos, así es de injusta Europa. 

Capplannetta y la conectividad

¿Cómo no voy a dudar de algunas cosas que se me presentan ahora después de los golpes que me ha dado la vida? ¿Cómo mantener la calma ante estos tiempos novísimos? La vida nunca dejará de sorprenderme, ante todo quiero anunciar que cumpliré las reglas que mis semejantes me enseñen desde cualquier perspectiva. No puedo ir a contracorriente, aunque tengo mi naturaleza, les pido conmiseración. Conozco a rebeldes con o sin causa que han bajado la guardia, en relación a que han formado una familia, han adquirido cargos de responsabilidad, o han cambiado porque han madurado o se han hecho viejos. Quizá viejos prematuros, pero han ganado en autocontrol y amplitud de miras. No, no soy un bárbaro indeseable, aunque a veces quiera parecerlo, por ese hecho me han llamado impresentable. Y con razón. Los tiempos están cambiado, y no es ser presuntuoso, pero las he visto de casi todos los colores. Esto para mí es nuevo, pero me dejaré llevar sin oponer resistencia. Tengo las de perder. El mundo gira y esta lección que me ha dado la vida no la esperaba. Sean ustedes bienvenidos, gracias por haceros presentes desde mi misión en el espacio. En este mundo de luces y sombras, es justicia de caballeros no hablar mal uno del otro, aunque yo esté en baja forma. Ya me entienden, aunque esté fondón estoy dispuesto a ser feliz.

Capplannetta hace una comparativa

Hace unos momentos he escrito sobre un tema relacionado con la soledad, y la condena al ostracismo de la persona de Friedrich Nietzsche y su obra magna Así habló Zaratustra, tengo que decir que no me han dejado publicarlo, me lo han borrado. Debo decir que como a Nietzsche a mí también se me está castigando a la soledad y al ostracismo de manera impúdica, y debo también denunciar la censura a la que estoy siendo víctima. Nietzsche se volvió loco por reblandecimiento cerebral, o para ser exactos, encefalitis o megalomanía, y esa fue la causa de su muerte, ya que sus últimos días fueron en soledad absoluta en el sanatorio. Yo no me puedo comparar al gran Friedrich Nietzsche, pero estoy siendo sometido a un ultraje, a un acoso deliberado por tema de envidias hacia mi persona. La obra de Nietzsche es más importante que lo que a mí me pase, pero al igual que él criticó el Imperativo Categórico por parte de sus cobardes semejantes, y semejantes hombres corrientes en esta civilización de mierda. Ya que incluso el nazismo intentó manipular el trabajo de Nietzsche, oportuno es decir que la obra de Nietzsche se ha ido componiendo a lo largo del tiempo para ser la que escribió él realmente, sin alteraciones, ni edulcorantes. Zaratustra (Zoroastro) que era un influencer de la era persa en el S. VI a. C. no tenía cabida en tiempos de Nietzsche pero ahora la obra publicada en la Editorial Alianza a través de Tweets existe multitud de gente que la retwittea en fragmentos de 140 caracteres, incluso menos, al igual que la obra de Emil Cioran, miles de almas solitarias se ven reflejadas en la obra de éstos dos grandes del existencialismo. Nietzsche a través de la figura del superhombre nos muestra, no un ego beligerante, sino todo lo contrario, usando un simbolismo a través de Zoroastro, nos muestra un sabio en toda regla afianzándose su particular visión del superhombre en esta soledad de cutres sectarismos y opresoras maneras de fascismo que viven tras las paredes de la impostura. Es un hombre quien halla soledad pero un superhombre el que la busca por encima de todas las cosas.

Capplannetta criticado

Siempre se critica a las prostitutas, a los homosexuales o a los locos. Siempre se critica aquello que está afuera del radio de conexión, ya que no siente, aunque sí escucha, por eso se vuelven locos quizá. La Biblia dice que dijo Jesús: …y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra; se han escuchado tanto esas palabras que se han convertido en “la frase” por antonomasia, como por ejemplo: …no juzgues y no serás juzgado. Hay que decir que Jesús tenía unas frases, unas parábolas magistrales. En nuestra cultura son todas frases tan escuchadas que las creemos refranes. Un poema si cae en la dicha de ser un canto del pueblo es un poema divino. Un poema que quede entre la gente llana es un poema tocado por la gracia divina.  Yo no quiero tener falsa humildad, y mucho menos falsa modestia, pero por pretender que tu trabajo sea admirado y querido he sido tantas veces criticado, que ya debo estar como una chota de tanta crítica hacia mí persona. Yo fama no quiero, no quiero fotos, ni ruedas de prensa, ni presentaciones ni libros firmados. No participo en concursos para no salir a recoger el premio, o mejor sería lo aceptable decir, por ejemplo, no participo en concursos porque no tengo dinero ni para las fotocopias, bien, las dos son maneras de decir No a los concursos de poesía, y cuando digo no, es no; nada perdura, ¿acaso creen que ganando un concurso se llega muy lejos? La respuesta es No, pero un No tajante. La gente prefiere la segunda excusa donde afirmas que no tienes dinero ni para las fotocopias, porque con la otra excusa te tacharían, o bien de idiota, o de presuntuoso. Pero la verdadera poesía es la auténtica, y no me refiero a la mía, que conste, no por temor a ser criticado, sino porque son muchos los libros leídos de poesía. 

Capplannetta y la psicosis del verano

Para los que hace años que no veraneamos es una rutina que pesa día a día. Se nos hace el verano lento, de manera que no lo disfrutamos en demasía, salvo contadas escapadas que nos damos cuando hay un poco de dinero. Casi no recuerdo la última vez que me fui de veraneo, y mis padres lo mismo. Pero ya vendrán tiempos mejores. Ahora es que no sólo es un verano distinto, sino que es un verano con un confinamiento reciente y la gente va a la desesperada a veranear, y en algunos casos de manera irresponsable. Según me cuentan hay muchos infectados por coronavirus jóvenes, debido a las fiestas y a las ganas locas de divertirse. Los puedo entender, a nadie gusta estar encerrado. A veces a mí, en las veces que he estado encerrado, han sido muchas, me han dado ganas de salir volando con piso incluido como si de un globo aerostático se tratara, pero no, toca resignarse. Está el tema delicado, hay mucha psicosis y mucho miedo debido a cómo están llevando el asunto las autoridades. Se nota el miedo, pero una cosa sorprendente es que por una persona que se comporta irresponsablemente hay cincuenta que toman las medidas adecuadas. Hay gente que habla de distopía, otra gente de final del mundo, en fin, que tampoco es para alarmarse tanto. Mucha gente ha tomado como ejemplo de este tiempo de COVID-19 comparándolo con la Gripe Española, aquella que hubo entre 1918-1920 y hubo también muchas víctimas, por ejemplo el padre de Rafael Alberti, pero a diferencia de la pandemia actual es que la Gripe Española era en España y el coronavirus es mundial. Creo que no tiene nada que ver, aunque se parezcan. Queda dicho, disfruten del verano.