Archivo de la etiqueta: miedo a la vida

Capplannetta y el miedo a la vida

Equivocado estás si crees que estás solo en el mundo. Equivocado estás si piensas en el suicidio. Equivocado estás si piensas que eres el único ser con problemas. Equivocado estás si tienes miedo a la vida. Crees tantas veces que estás solo, quizá seas tú el que elija la soledad. Pero hay animales, hay solitarios en los bares, y hay soledad en todos los corazones. Si de verdad te quieres demuéstralo. Quítate la idea del suicidio, quienes mueren son los que más pierden. Hay momentos en los que los pensamientos te llevan a la idea del suicidio. Pero si lo piensas bien, el suicidio y la felicidad son una elección personal. De nadie más. No pretendo ir de charlatán, ni de ser en este post una publicación de autoayuda. La juventud pasa y los amigos se van perdiendo a medida que transcurre la vida. En realidad todos somos unos pobres solitarios, y aún más si te encierras entre cuatro paredes. No trates de buscar pareja desesperadamente. Lucha por tu felicidad, quiérete a ti mismo, y verás que el amor llega. Todos tenemos que afrontar muchas vicisitudes. Pero la peor de todas es el miedo. Ese miedo al mundo que te rodea. Más vale estar solo que te engañen con lisonjas. No, yo no estoy en posesión de la verdad. Pero mi miedo será el miedo de los demás. Se contagia la risa, la tranquilidad, y el miedo también. No tengas miedo porque estás solo. Yo crucé ocho veces el océano Atlántico y no encontré lo que buscaba. Tuve valor sí, pero también tropecé. Y una cosa aprendí. Tropezar en esta vida es muy fácil, pero si buscas compañía quizá no la encuentres. Y en su lugar hallarás soledad en compañía, que es la peor de las soledades. Miedo a la soledad equivocada. Ni las drogas ni el alcohol son buenos compañeros. Las drogas te enfermarán, y el alcohol te quitará la razón y el respeto. Mi máxima delicia y un placer pequeño son el café y los cigarrillos. Pero sé que tendré que dejar ambas cosas. Por mi salud. Todo esto que ahora escribo no es engañarme pero me consuela saberlo. Aprovecha las prerrogativas que te ofrece la vida y trata a tus semejantes como te gustaría que te tratasen. Es difícil pero también fácil. Lo mejor en esta vida es no sugestionarte.