Capplannetta y las adicciones

IMG_2063

Nadie dice nada acerca de las adicciones socialmente aceptadas, y mucho menos de las naturales, todas las adicciones repercuten en nuestra salud pero -todo hay que decirlo- las naturales son un veneno que son nido de enfermedades y están en nuestra vida cotidiana sin darles la importancia que éstas tienen. El azúcar: una droga perjudicial que está en la mayoría de alimentos que comemos. La sal: un veneno para enfermedades cardíacas y un vicio necesario. No voy a enumerarlas todas pero éstas son las más peligrosas en el paquete de drogas naturales. Luego están las socialmente aceptadas. Todo un compendio farmacológico que te crea adicción y te hace padecer unos efectos secundarios, de los cuales, no siempre estás del todo informado, ya sea por tu médico o farmacéutico. El Vademécum especulativo es un veneno de papel tan injusto como también un verdugo que te ejecuta a fuego lento. Los prospectos no dan una información específica ya que quien calla otorga. Pero bueno, son drogas aceptadas por una sociedad hipócrita y con menos empatía hacia el prójimo que un busto al deshonor. Yo he tomado cocaína, drogas de diseño, heroína, alcohol,  hachís, marihuana, etc… ninguna me ha proporcionado un placer por el que no tuviera que pagar un alto precio por ese momento de desconexión, paraíso artificial, placer caro y con unos efectos secundarios que a corto y a medio plazo han sido una mella en mi salud, en mi físico, y en mi día a día, es evidente. Harto he acabado de esa gente que engrandece el poder de las drogas como si éstas fueran la panacea que cura los males del mundo. En el cine te muestran lo peligrosas que son, pero también se hace cierta apología. También en la historia de la música, o la historia de guerras y personajes históricos -valga la redundancia- han hecho hincapié en exponerlas como complementos algunas veces benévolos, aunque son lo contrario, nada beneficiosos. No quiero hacer más alarde de estas, para mí no son un orgullo, son una seña de mi derrota circunstancial y emocional. Quiero pasar página. Cuando acabe ahora me fumaré un cigarrillo, socialmente aceptable. Aunque muchas cortinas de humo se despliegan en torno al vicio del tabaco.