Capplannetta y la locura del mañana

Ser un loco hoy en día es un estigma que salpica a familiares y amigos. Ser un loco no es fácil. Miren si perdura el estigma en nuestras sociedades modernas que sí te sale un loco en el seno de tu familia lo consideramos hereditario. Y es un grave error. Nadie está exento de padecer algún tipo de trastorno psíquico a lo largo de su vida. Antiguamente los escondían los familiares para que no supieran los demás que habían tenido esa gran desgracia. También a las personas con síndrome de Down, también a los homosexuales. Sin duda la sociedad ha evolucionado mucho. Pero hay personas que lo usan como arma arrojadiza. Por ejemplo, en la boda de mi hermana me sentí, no solo culpable de algo que no puedo controlar, sino que afectaba también a mi familia más directa. Es un rumor que fluye a dos metros de ti, es imposible ocultar que tomas medicación psiquiátrica, debido a que estás gordo, tienes la cara pálida, y se te nota sedado. En la boda de mi hermana lo pasé terriblemente mal. Lo que era un día feliz para mí no lo fue tanto. No me malinterpreten, no lamento el ir a una boda, ni que mi hermana se casara, ni con quien se casaba, lamento el bochorno al que fui sometido cada cinco minutos sí, cada cinco minutos no. No sé porqué razón la gente critica y se cree excluida de la posibilidad de sufrir una enfermedad mental, el estigma era evidente. Con lo fácil que es padecer algún trastorno debido a que cada vez influyen más factores externos. No solamente son las drogas. Es la vida. Esta vida mala de paseo por el infierno en el cual hemos invertido el esfuerzo de la postmodernidad tardía. Los locos no venimos de herencia, los locos somos personas con sentimientos y con amplias ganas de curarnos y de reinsertarnos en una sociedad que nos acoja y no nos discrimine. Está demostrado que las enfermedades de la mente serán líderes en número de pacientes, provocado esto por nuestras sociedades estresantes y en crisis perennes, ya que serán mayoría frente a enfermedades físicas. Esto, y la vida de vértigo, las adicciones, y otras causas afectan a la salud mental. Yo no quiero ser como la mayoría pero tampoco quiero ser un estigma ante la sociedad. Así es la cosa.