Archivo de la etiqueta: julio cortazar

Capplannetta y julio

Decía Julio Cortázar sobre la locura: que esas cosas hay que merecerlas, que no son para cualquiera. Y yo lo subrayo, ya que de tantas veces que me llamaron loco sin serlo, he acabado por que me digan loco porque lo merezco. Un loco como yo es capaz de sentirse culpable por muchas cosas que no han ocurrido, y no sentir ni una pizca de regomello por cosas que suceden a diario. Pero no se equivoquen. Yo no soy un instigador. Quizá que de tanto desastre acaecido en mi juventud he acabado por sentirme culpable por cosas que no tengo la culpa, y nunca las tendré, sin embargo, yo soy así de sufrido, imagínense. Estamos en el mes de julio, y todavía no ha empezado del todo mi infierno personal, que no son ni las navidades, ni otras fechas de festivo, son las vacaciones de agosto. Y ahora para colmo van a seguir decretando los toques de queda y las medidas restrictivas por el COVID-19. Eso está ocurriendo a pesar de que muchos ya se han vacunado. Pero haya vacuna o no haya, como dicen mis enfermeras que este virus ha venido para quedarse, y esa es otra. Siempre, en alguna novela se ha hablado de guerras bacteriológicas, o biológicas, también de ciertas distopías y otras peligrosidades producto del hecho de querer controlar a la población. En fin, sea como sea, cueste lo que cueste, es preferible salir indemnes de cualquier síntoma adverso que ahora han repercutido en muchísima gente. A salvo no estamos nadie, ya que los que se dedican a la sanidad se han vacunado antes que cualquiera. Y si los sanitarios apuntan a que este bicho mata, hacedle caso. 

Capplannetta y la continuidad de los parques

IMG_2931

Muchas veces me he preguntado sobre el mundo o micro mundo que esconden los parques. Son un lugar donde se comparte, se pasea, se está por estar, es epicentro de fiestas populares y de tardes de verano. Para parque bonito, el que está en Sabadell (existen varios), el Parc Catalunya se llama. Es un parque grande, hermoso, florido, es un parque con césped, con lago, y con barcas, hasta una catarata tiene, es precioso. En ese parque,  mejor decir, desde ese parque, he sido conducido hacia la comisaría de policía al menos en dos ocasiones. Una por meterme en el césped con mi moto. La otra por discutir con la policía cuando una chica se cayó al lago y se puso perdida de musgo y hojarasca seca. Pero parques también hay en Cifuentes, donde viven mis padres, hay uno que lo llamaban el parque De la Parada del cuatro, y allí he vivido mi adolescencia y tengo magníficos recuerdos. También está el parque De la Fuente de Piedra, cerca de donde vivían mis abuelos, y en ese parque pasé mi infancia. Y ahora mi casa da de cara a un parque, y en ese parque hay mercadillo los miércoles por la mañana y hay una magnífica biblioteca. Sobre cómo he titulado esta publicación diré que el título proviene de un cuento de Julio Cortázar que se titula así: La continuidad de los parques, y lo he titulado así porque me sonaba de haberlo leído en otro tiempo. Ahora suenan The Rolling Stones en la radio, el tema que suena es: Waiting on a friend, en castellano Esperando a un amigo, sí, ese amigo que esperamos en los parques, en la continuidad de ellos, o donde fuere.

negro el 10

negro el 10 de Julio Cortázar.pdf

Hoy he tenido un sueño, un sueño en el que se me caían los dientes de la boca. Todos los dientes de la fila superior de mi boca se desmoronaban como piezas de dómino flácidas y blandengues en las que me quedaba mellado. Dicen algunos que el que se sueñe mientras duerme que se le caen los dientes es consecuencia o señal de que va a ser protagonista de un duelo mortuorio, o sea, que será víctima de una muerte cercana. La verdad es que el soñar eso me ha asustado, aunque sepa que todo eso del significado de los sueños sea una mera superstición y algo que carece de lógica y cae por su propio peso. Pero debo advertir que si por alguna razón fuese verdad o se hiciera verdad tal superstición aquí les dejo este poema de Julio Cortázar en el que se refleja todo lo que es la vida, unida ésta a la muerte que siempre está ahí agazapada tras los sueños o donde fuere que erradique la negra sombra que nos termina.