Capplannetta hace examen de conciencia

Escuchando la canción Ojos de Perro Azul de Rubén Blades (canción que compuso junto con el fallecido escritor colombiano Gabriel García Márquez) se canta que la gente que le tiene miedo a la vida es algo cobarde y una lástima para aquellos que disfrutan de la vida, y añade, que tenerle miedo a la vida es triste. Yo no es que le tenga miedo a la vida, pero de mis dieciséis años hasta los veintiocho he vivido intensamente, con historias de todos los colores, yo también he sobrevivido al día y a la noche. Después de casarme y después divorciarme he vivido a mi manera, y ahora que rozo los cincuenta no es que le tenga miedo a la vida, aunque sí respeto. Le he visto las orejas al lobo y me he metido en muchos problemas, problemas que debido a mi situación económica pagaban el pato siempre mis padres. Y ya, al fin, he decidido rezagarme de problemas y malas compañías. Yo siempre digo que la juventud es empezar a comer por el postre. Ahora quiero estar tranquilo. Hacer sufrir a mis padres lo menos posible o nada y vivir en paz, sin problemas. Es curioso, en el atardecer de mi vida me he vuelto un ser timorato, no quiero líos. Yo creo que mis padres se merecen tener paz los años que les queden por vivir, pero he vivido, y sin ningún miedo,  aún hoy no padezco miedo, pero sí es verdad que guardo cierto respeto a la vida. Así estoy bien, no me falta ni la leche de las hormigas, y ya, por fin, dije basta, no se debe ser egoísta, pero a veces tememos más desde la ceguera ignorante y lo que mal interpretamos.

Capplannetta a contracorriente

A veces me gusta discrepar en contra de una opinión que no me cuadra e invito a la polémica, mucho mejor en la escritura que en la charla, aunque no pretendo ser como un burro obcecado en una idea pero tampoco un polemista. Me vienen a la cabeza esos versos del poeta granadino Federico García Lorca, siempre Lorca, de …El barquito de vapor está hecho con la idea que el echándole carbón navega a contra marea… estos versos que pueden parecer meras rimas facilonas, están plagadas de simbolismo y de realidad, realidad que yo me atribuyo, pues ese siempre ha sido mi talón de Aquiles, por ello muchas veces me pregunto: ¿se pueden aplicar parámetros políticos a la literatura que se escribe hoy? O por el contrario ¿Podemos entender la literatura de este presente como algo aleatorio a funciones como la social, la psiquiátrica o lo emocional? Porque creo yo, que ahora, tal y como está el mundo, ser políticamente sentimental es un plato frío que no se come nadie y el que se lo come lo hace recalentado. Yo creo que toda literatura sienta sus bases ya sea en lo político, lo social, y lo psicológico, sino tengan ustedes en cuenta los escritos de Ramón María Del Valle Inclán o Dostoyevski, o el Antonio Machado de su etapa última, así como si nos cruzamos el charco, nos topamos con Gabriel García Márquez en su novela Cien años de soledad o en otro aspecto los cuentos de Juan Rulfo, incluso Juan Carlos Onetti y (Los ríos profundos) José María Arguedas, como también la obra biográfica de Reinaldo Arenas tiene (no toda) un trasfondo político y social, se habla de socialismo contra el capitalismo, haciendo una comparativa vivida en propia persona, como también las crónicas de Pedro Lemebel, aunque sí nos vamos a una forma de narrar más social haciendo hincapié al mundillo de los escritores encontramos a un Roberto Bolaño y en la misma línea a un Enrique Vila-Matas. Ay, amigo, mejor escribir sobre lo social, sobre la poesía de la experiencia, tal y como ya hicieron otros antes que nosotros mismos. Nadie es más que nadie, en eso tenéis razón, nos aplicamos el cuento. Si yo escribo sobre un uno por ciento, desde mi ignorancia, y desde lo poco que suelo leer, eso, amigo mío, es ir a contracorriente y por ende contrarrevolucionario, y ese es el grano en el trasero de los verdaderos moralistas dictatoriales, que suele haberlos conociendo por encima el tema de la censura, en todas partes cuecen habas.