Archivo de la etiqueta: fermin olivero quiroga

consejos

Para ti, Hijo

Mi padre siempre me dice que no me tome la literatura y las artes demasiado en serio, que haga las cosas por afición, que no le ponga al amor por la cultura ni el sentido amateur, y mucho menos el profesional, el amateur, dice, cuando me publiquen un libro sin pagar por ello, después añade, el profesional, por lo menos hasta que no cobres por tu trabajo. Es el mejor consejo que me han dado nunca, gracias papá.

***

Mi tío Antonio, por consiguiente, me aconseja otra cosa importante: que sea yo mismo siempre, que no me dé ínfulas de nada, que recuerde siempre mi origen humilde, que recuerde también que siempre fui un cero a la izquierda para los estudios, también me dice que no reniegue jamás de mi pasado, sea este malo o bueno, sin lugar a dudas son los mejores consejos que me han podido regalar nunca, este y el de mi padre, ya lo dice Camarón en el poema musicado y escrito por Miguel Hernández, El Pez más viejo del río.

Mi padre

Papi, eres grande

Mi padre, un hombre especial, mi padre me dice cosillas de otros tiempos, me da consejos sobre brujas, ogros y princesas, es sabio mi padre, tiene callos en las manos y es bueno como el algodón de azúcar, nació en los años duros, es duro mi padre como sus callos, lo retrato en sepia por que es mi viejo querido, aquél que superó tormentas en el invierno, caminó por el desierto, se hizo fuego de ira y disconformidad, se hizo agua que se dejaba llevar como en los ríos, mi padre no es un nuevo rico, y tampoco antiguo pobre, por que la riqueza de mi padre está en su corazón de pestiño, su corazón de piñonate, se llama Fermín, y no es Navarro, mi padre es de la sierra sevillana, de El Ronquillo, mi padre ha visto mundos que son otros mundos en esta otra parte del mundo, mi padre abre las puertas de su casa a los nobles de corazón, al que lo necesita, me enfado con él por esta causa, temo que utilicen su bondad los lobos con piel de cordero, mi padre es la huella que yo sigo, es amor y la ternura, conoce lo que no está escrito, y vió a la Paquera de Jerez a lomos de un burro, acompañado de mi abuela, quedó estupefacto, fue en Almadén de la Plata, mi padre es sabio, repito, por que es una andaluz tolerante, pero no tolera la ignominia.