Capplannetta ensalza a la mujer

IMG_2710

Escuchamos su latido en sus zapatos de tacones andando por el desván de los sueños desperdigados, su paseo de tacones se acercan y nos dicen todas las cosas, cosas en el aire, cosas hermosas que se enjabonan de luz y patria de las obviedades, que se trasforman en verdades y se hacen de verano olorosas. Un fecundo empuje en tu lecho es el hecho apaciguado, un orgasmo pequeño que Dios ha puesto en tus manos, secundas en el minutero y el cielo de guacamayos renuncia a la mentira de lo perpetuo, un destino, un pasajero, un viaje en la alma terca, que insiste, insinúa y persiste dejando en el magma tu huella, y una hojaldrada de crema es tu piel de exquisita que gime, que se embelesa, se hace belleza como galope que empieza y no impone espina ni tregua, mujer que sabes lo que es un milagro, propón tu verdad en tus tacones, que surgen de verlos a flote cuando el semen se derrama, y un largo bostezo de pico y una canción de Denia o una dama de boca entreabierta es tu trino cuando te paladeo, es como un soñar que veo en los labios de una bella mujer que quiso hacerme hombre bueno, carmesíes colibríes palpitan de paraíso repleto, un grajo, un rizoma y un hueso es cuando huelo tu sabor maduro, piel contra piel consigo lo que me tiene en el mundo inmerso.