desprecio 

Yo tengo de ti tu frío desprecio
ese que hurga en mi ombligo,
yo en ti busco ramas de aprecio,
envidias si yo hago, cuanto digo,
esto empieza a ser algo serio,
no has querido ser nunca mi amigo,
que sepas que tendrás que serlo 
pero creo que te va corto el abrigo,
algún día tendrás tú que verlo,
paz enorme dará estar conmigo,
te costará quizá el entenderlo,
no sabes tú la pauta que sigo
en la larga travesía por mi desierto,
yo quiero hacer migas contigo,
comernos el tocino en invierno,
compartir la vendimia y el trigo,
algún día sabrás de mi infierno 
porque vine y me fui del castigo,
entenderás que aquél desprecio
es la causa mala que jamás persigo,
esto es un asunto muy serio,
he callado para ser sólo tu amigo,
no hagas tu maldad mi desespero,
he visto, oído, y he sido testigo
de altos vuelos que diste en enero
yo desde el suelo miro y los bendigo.