Archivo de la etiqueta: coronavirus

Capplannetta asume ciertas verdades

Tengo pocos amigos. Los suficientes. No pretendo con esto ir de resentido, pero conozco y desconozco a mucha gente tan sólo por el hecho de que cada cuál va a la suya. Y ya mi juventud, la juventud en la que tantas veces he tropezado en según qué circunstancias, la juventud de los sábados noche, esa juventud para mí ya no existe. He madurado, me he hecho fuerte viviendo solo, y he pensado mucho en mis errores pasados. Me produce cierta lástima la juventud que está ahora en edad de divertirse. Con esta maldita pandemia sus mayores les ponen trabas para salir y divertirse, pero son así las cosas. Es preciso recordar de que todos hemos sido jóvenes, y muchos hemos perdido muchas veces los papeles. Hemos sido traviesos, disconformes y rebeldes, unos lo hemos pagado caro, otros no tanto. En estos tiempos de vida en soledad he aprendido algo, lo que merece la pena y lo que no merece nada. Ojalá en mi juventud hubiese habido una pandemia, o no, no sé, el caso es que si hubiese habido una pandemia como esta a lo mejor no me hubiese tragado la calle, o sí, el caso es que si mis padres no me dejaran salir me escaparía como tantos chicos hacen. Arriesgando multas por toques de queda, por salir de ciudad, y por beber de una botella donde otros han bebido. Todos hemos sido jóvenes (repito). Y la juventud es empezar por el postre. Qué aburrido sería vivir una pandemia como esta en mis años de locura exacerbada. Pero el tiempo pasa, y las cosas ocurren, todos hemos estado expuestos al peligro, pero quizá ahora sea peor. Pobre juventud. Qué pérdida de tiempo más glorioso que ese. Ahora examino cada amistad con lupa, no me fío de nadie, con lo bonito que era compartir una cerveza con amigos, por supuesto, estaba prohibido beber a morro, como se dice vulgarmente. Te pasaban un canuto y te reías hasta de tu sombra. ¡Cuántos peligros he sorteado! Ahora da cierto miedo recordarlo. También, cuántas amistades se han desnudado con el tiempo y has comprobado que no valían la pena. Cómo has encontrado amistades que todavía perduran, es bonito recordar con ellos. Incluso familiares. Lo que parece hoy una familia unida, mañana, en un futuro después, no puede serlo tanto. Cada cuál va a la suya. Me alegro de haber conocido la verdadera cara de algunos familiares, de esos que le hacen creer a tus padres que te quieren, después viene cuando los conoces y no dejan de asombrarte. Dicen que en este año ha habido menos gripe, ya que al llevar la dichosa mascarilla la gente no está tan expuesta. Algunos te pegan la tiña sólo con mirarlos. Pero este post no quiere tener ni una pizca de resentimiento. Siento pena por esta juventud, tener que amarrarse a ordenadores aunque de manera temporal. Pero creo que todo está cambiando, cambian las familias, cambian las épocas, cambia el mundo.