Archivo de la etiqueta: Cecilio Olivero Muñoz

Capplannetta lanza misiva a Ella

A veces la vida te depara momentos en los que dejan una huella profunda. Ayer vi tu vídeo en VHS, y fue como volver al pasado sin salir de casa. El vídeo ese se grabó en dos formatos, en PAL y en NSTC, siendo el primero para Europa, y el Segundo para Latinoamérica. En ese vídeo, grabado para hacerle una despedida a tu madre no faltó comida, bebida, y una cosa muy importante, había alegría. Tú mamá estaba bien, feliz de que le había salido el visado aprobado. Tu mamá me presentó a todo comensal peruano. Sin duda era un acontecimiento emotivo, porque el peruano sabe divertirse. Ver ese vídeo me hace daño y todo lo ocurrido aparece como en una ensoñación. No puede ser verdad. Ahora es tarde para arrepentirse. Pero aquellos tiempos fueron buenos. Conocí antes a tu madre que a ti misma. En ese vídeo tú apareces feliz, empezamos a mantener la relación sin conocernos, pero qué bien lo pasamos aquellos tres meses en Perú. Los dos cambiamos con el tiempo. A mí me interesaban las drogas y a ti tu hija sobre todas las cosas. Tengo como recuerdo esa cinta de vídeo en VHS y algo que me dijo tu madre en el Hospital Sant Pau. Me dijo que me quería, y yo a ella, seguramente ya tendrás pareja. Que seas feliz es lo único que te deseo. Recuerdo todas las fechas claves entre tú y yo. Pero una cosa es clara, no podemos vivir juntos. En fin, espero que disfrutes de tu familia. Yo me acuerdo de todos, que me llamen tonto, me da igual, alguna vez te quise. Pero tú sabes igual que yo que debemos estar separados. Algún día puede que nos veamos, pero yo no me atreveré saludarte.

Capplannetta y el apropiacionismo

Cuando le dices a alguien que eres apropiacionista te miran como un bicho raro, o sea, un intruso. Pero si además añades que eres outsider, que tú arte es outsider (repito) se quedan perplejos. Y si encima les dices que escribes ya te llevan al centro de salud psiquiátrica de tu distrito. Y si en eso no tenían bastante, y les dices que eres poeta, ya sí que la has cagado hermano. Con Leopoldo María Panero pasó una cosa. Vivía en los psiquiátricos como intento de escribir su interesante obra, pero Leopoldo María usaba a los psiquiátricos porque no tenía dinero como para costearse un piso pequeño. Pasó mucho tiempo en el psiquiátrico de Mondragón, en el País Vasco. Y otro ejemplo de apropiacionismo es el de Agustín Fernández Mallo, que escribió un remake sobre la obra de Jorge Luis Borges El Hacedor y su esposa María Kodama mandó quitar todos los ejemplares de El Hacedor. La cuestión apropiacionista no es sólo motivo de derechos de autor, se debe ser meticuloso. Que hagan apropiacionismo  con una obra mía sería motivo de orgullo. Mis cosmonautas la mayoría son descargados de Pinterest, aunque también lo hago de Pixabay, Me molesta mucho aquellos que ponen la c de copyright en algún texto, y aún más si el texto no vale nada, es de risa. Yo en estas webs donde pongo poemas ajenos, poemas propios, pensamientos y anécdotas le pongo el copyleft. Sólo pido un requisito, que mencionen la fuente de donde encontraron el texto, o la ilustración. Cuando me veo como apropiacionista a veces pongo mi logo, que es una c de copyright con la abertura hacia abajo, y la € de Euro mirando también hacia abajo. Creo en el software libre, pero no gratuito, también como y me visto. 

Capplannetta y julio

Decía Julio Cortázar sobre la locura: que esas cosas hay que merecerlas, que no son para cualquiera. Y yo lo subrayo, ya que de tantas veces que me llamaron loco sin serlo, he acabado por que me digan loco porque lo merezco. Un loco como yo es capaz de sentirse culpable por muchas cosas que no han ocurrido, y no sentir ni una pizca de regomello por cosas que suceden a diario. Pero no se equivoquen. Yo no soy un instigador. Quizá que de tanto desastre acaecido en mi juventud he acabado por sentirme culpable por cosas que no tengo la culpa, y nunca las tendré, sin embargo, yo soy así de sufrido, imagínense. Estamos en el mes de julio, y todavía no ha empezado del todo mi infierno personal, que no son ni las navidades, ni otras fechas de festivo, son las vacaciones de agosto. Y ahora para colmo van a seguir decretando los toques de queda y las medidas restrictivas por el COVID-19. Eso está ocurriendo a pesar de que muchos ya se han vacunado. Pero haya vacuna o no haya, como dicen mis enfermeras que este virus ha venido para quedarse, y esa es otra. Siempre, en alguna novela se ha hablado de guerras bacteriológicas, o biológicas, también de ciertas distopías y otras peligrosidades producto del hecho de querer controlar a la población. En fin, sea como sea, cueste lo que cueste, es preferible salir indemnes de cualquier síntoma adverso que ahora han repercutido en muchísima gente. A salvo no estamos nadie, ya que los que se dedican a la sanidad se han vacunado antes que cualquiera. Y si los sanitarios apuntan a que este bicho mata, hacedle caso. 

Capplannetta y el suicidio II

He pensado, de un tiempo hasta aquí, muchas veces en el suicidio. Y no lo hago por amor a mis padres, ya que después del gran sacrificio que han hecho para mi persona no puedo hacerles esa putada. Para evitar el suicidio pienso en lo que lloraría la pobre de mi madre, también mi padre. Sólo por evitarles esa parte descarto el acto del suicidio. También pienso en mis hermanos. Aunque no nos veamos demasiado sé a ciencia cierta que me recordarían siempre. Si me suicidara mi madre se volvería loca, literalmente. Mi padre se sentiría como la milonga de Antonio Molina, La hija de Juan Simón. Como si enterrara su propio corazón. Mis hermanos no levantarían cabeza. Nada más por la tristeza de mi entorno y mi familia directa no lo hago. Se poblarían de polvo aquellos muebles que mi madre pasaba el paño a diario, comerían comidas preparadas, ya que no tendrían ganas de cocinar. Se repartirían las cosas materiales y solamente heredarían deudas. Arañarían la culpa a los inocentes, y buscarían respuestas allá donde no hubo jamás preguntas. Pienso que es fácil quitarse la vida, lo difícil es vivirla, y aunque a veces la vida sea un montón de tropiezos y asignaturas pendientes para septiembre, la vida es bella. Porque puede que hoy tengamos un día malo, pero quizá al transcurrir unas horas, o al día siguiente, las cosas mejoren. Suicidarse es precipitarse. Ya no digo anticiparse, que sería mera cobardía, sería un acto precipitado del que cuando llegáramos a la nada, solamente estaríamos abocados a la nada más profunda. Suicidarse por cosas materiales es una verdadera tontería, lo que realmente sería una tragedia, es la de suicidarse por hacerlo a una edad temprana. También por dar una lección por despecho o resentimiento.

Capplannetta and Millennials and Gen- Z

Comienzo este post alegando que me encanta la juventud, salvo en algunas cosas, como la de exponerse por vídeo, y me aterran esos grupos de gente que lo hacen para contemplar su físico y siempre en estos vídeos que denotan cierto carácter exhibicionista, aunque yo también lo hago, y soy de la generación X. Pero para mí es preocupante la generación siguiente a la mía. Por ejemplo, están los Milennials. Estos son los nacidos a finales de los 90. Después están los nacidos desde 2002 hasta ahora, y a esos se les llama Generación Z. Estos dos tipos generacionales basándose en tener smart phone, o tablet seguramente no podrían vivir sin un teléfono Smartphone. Existen Apps que se descargan mediante según el sistema operativo que se disponga. Son aplicaciones con las que todo mastodonte cibernético se expone, y eso es exhibirse prácticamente, aunque yo lo haga a través de la palabra. Milennials y generación Z no son muy distintos el uno del otro. Simplemente les separa una fecha de nacimiento. Mis sobrinos son los cuatro GEN. Z. Pero saben de tecnología más que mi generación, y también saben más que la generación del túrmix, que serían sus abuelos. Las dos generaciones son frikis, tengo un sobrino Pro, y otro un otaku, y han salido a mí. Yo me considero friki en el Internet, o en cómo manejarlo. Cambian los tiempos vertiginosamente.

Capplannetta y la crisis existencial

Dicen que las águilas duran setenta años. Pero en el transcurso de esos setenta años, al llegar a los cuarenta, el pico y las garras son tan largas que apenas pueden cazar, ya que se les escapan las presas, incluso no pueden comer, debido a su pico largo. Las águilas entonces se retiran y comienzan un proceso de reclusión necesaria y se rompen las garras y el pico, y hasta que no les crece estas dos partes de su anatomía no salen a cazar. Ese momento es llamado como “la crisis del águila”. Esto mismo es lo que me ocurre a mí. No quiero decir con esto que sea un águila, pero estoy inmerso en una crisis existencial que me tiene recluido en casa hasta la recuperación de mi persona. Llevo ya largo tiempo recluido en mi nido esperando a recuperarme de mi crisis, que no es letal ni obligada, es simplemente necesaria para el transcurso de mi existencia. Hay momentos en la vida que tenemos que marcharnos al cementerio de elefantes para afrontar nuestra propia realidad. En la naturaleza están las claves que desembocan en el comportamiento humano. Es ahora cuando tengo que ponerme a dieta y pasar por un proceso de recuperación siguiendo unas pautas, que a veces no me resultan fáciles. Pero es lo que hay. Adoro vivir, pero aunque algunos se empeñen en culpar a los demás de sus desmanes y sus comportamientos, yo prefiero equipararme a los animales, o a los indígenas. En ellos está el abracadabra de lo que la civilización busca. Como reparar cuestiones ecológicas o de la vida en sí. Como bien dice la canción de Extremoduro: desde que tú no me quieres yo quiero a los animales, y al animal que más quiero es al buitre carroñero.

Capplannetta y la rosa de fuego

Tiene esta Barcelona un mundo plagado de ácratas personajes. Cuando enterraron a Buenaventura Durruti fue tanta gente al entierro, que Barcelona se veía liberada del fascismo. Y con ella Cataluña, y con ella España. Anarquistas sostiene y ha sostenido esta Barcelona sonando desde sus labios la canción de El Rossinyol. Algunos han pensado en dinamitar la patética estatua de Colón señalando al mar. Es un insulto, por eso será, que Colón señala al mar Mediterráneo, en lugar de señalar a Las Indias. La Rosa de Fuego tenía héroes anarquistas, entre ellos el de Josep Lluis Facerías, que fue asesinado en una emboscada policial en un meublé, y es necesario señalarlo. Barcelona ha sido el centro neurálgico del anarquismo en España. El nombre de Quico Sabaté aquí es imprescindible, ya que era amigo de Facerías, y con él mantuvo acción conjunta en temas de extorsión a burgueses, como atracos en las joyerías, en la cuales mayormente frecuentadas por la burguesía catalana. Barcelona ha sido, no como ahora, un ciudad de parque temático. Eduardo Mendoza menciona al anarquismo en la Ciudad de los Prodigios. En los periódicos de la fecha los sitúan en el marco de “maquis urbanos” , considero que muchos de ellos aprendieron sus fechorías libertarias en las cárceles. Existen documentos que lo prueban, como un álbum de un guardia civil que había coleccionado cada foto de anarquista que estaban en prisión. Podía decir innumerables nombres sobre libertarios que componía la lucha revolucionaria. El nombre en catalán de la Barcelona de ahora y de entonces se denomina como La Rosa de Foc. Barcelona siempre ha sido anarcosindicalista y ha sido la gran luchadora en los frentes neoliberales de la derecha y de la extrema derecha. Barcelona es la lucha obrera desde la primera revolución industrial.

Capplannetta en algún lugar

En algún lugar del mundo está ocurriendo algo, lo sé, algo fabuloso, algo que suena a maravillas. En algún lugar está ocurriendo algo estupendo, quizá esté ocurriendo en las afueras de las ciudades, o en lugares oscuros como un bosque. Yo tengo la certeza de que algo está ocurriendo. Probablemente no sea en una ciudad de Europa, ni del mundo desarrollado. Quizá ocurra en un mundo subdesarrollado, entre la gran podredumbre del petróleo, o tal vez no sea eso, tal vez sea en la desértica ciudad donde acuda el olvido. Que no quede del recuerdo ni una micra siquiera. En algún lugar ocurre la promesa, la reconciliación, la paz entre hermanos, ningún odio. Que ningún golpe se dé con maldad, ¿los accidentes? Todo ocurre, queramos o no por accidente. En algún lugar ocurre la gran revolución que salvará a la tierra. Se limpiarán los ríos y los mares, en los ríos brotarán los manglares. Plantaremos bosques hermosos, donde viva la fauna y los ecosistemas. Seremos todos un clan de hombres y mujeres preparados para una vida nueva. En algún lugar ocurre algo fantástico, una idiotez sería negarlo. No debemos esperar a que lo hagan los dioses, es el ser humano el protagonista de que pase todo lo bueno que tenga que pasar. En algún lugar del mundo se escucharán grandes poemas que se reciten haciendo cópulas entre hermanos, hermanos de corazón, en algún lugar, yo lo sé, ¿quieres tú entenderlo? A tiempo estas, florecerán las amapolas solitarias entre verdes espigas de trigo. Florecerán girasoles, los tulipanes y coronas de flores llevaremos unidos e iguales. 

Capplannetta y el mapa mudo y político de España

Me llevarán a un acantilado a mirar el abismo que tú ves. Se esconderán los niños tapándose la cara. Escupirán los cretinos dejando un charco de saliva cada vez que se marchan. Olores, fragancias, aromas y perfumes. Qué bonita madrugada. Hay un hombre de plomo que pesa más que la paja, ese hombre de plomo cae desde el zenit de nuestro planeta. Capgrós sense planeta. Los exiliados de Catalunya se hacen llamar, y se van a Madrid para hacer rompecabezas. Lo hacen de mil, dos mil, tres mil piezas, y en esos rompecabezas éstos unen los mapas de España, y en los grandes un mapa mundi. Catalunya no ha echado a nadie. Ellos se van porque el vil metal también se ha exiliado. Ahora van a montar una asociación de exiliados de Catalunya. Ellos sólo quieren votar, tener el derecho a ser pueblo. Todo empezó con la controversia del estatuto, se han dicho muchas mentiras a través del nacionalismo español usando como filtro el nacionalismo catalán. ¿Acaso quieren no encontrar las razones del porqué se divorcia ya la gente? A Pujol le convenía, a Aznar le convenía, también al rey emérito. ¿No veis que cada medio pone su sambenito? No más guerra, ni altercados, la extrema derecha está alerta. 

Capplannetta y los buenos momentos II

Éste post es un homenaje a esos buenos momentos que la vida nos depara y por circunstancias ajenas a nuestra naturaleza no podemos disfrutarlos. Hay en esta vida momentos en los cuales te quitarías del medio, pero por muy mal que lo pasamos en el naufragio o en la tormenta, después, siempre viene la calma, y todo es paz y ves la vida de otro color. Yo he tenido momentos en los que las llagas en el corazón persisten de manera rutinaria. La felicidad está sobrevalorada me decía hoy mismo un amigo. Y yo lo suscribo. A veces nos equivocamos con las personas y exageramos de cara a la ignorancia, pero una cosa es cierta: no cambiaría mi vida por la de nadie. En algún momento he tenido un ángel bueno que me ha reinsertado en el camino del bien, y de la paz necesaria.

Existen momentos en la vida en que no te das cuenta de que te roban la cartera, la maleta o el ordenador personal, pero puede venir un alma samaritana y devolvernos el día arrebatado con una forma breve de simpatía. Debemos pensar que los buenos momentos son como huellas en la arena de playa y se borran solas al viento o al tiempo, que para el caso es lo mismo. Solamente nos acordamos de mayo cuando llueve. Si, por ejemplo, si nos falta el dinero, tratamos de encontrarlo. O cuando perdemos la Salud, o el amor. Nunca estamos felices del todo. Es parte de nuestra naturaleza, desde que el hombre se hizo sedentario. Ser para creer.

Quizá en un momento de mi vida perdí cosas en el camino, hablo de amigos, de cosas materiales sin importancia, pero a mí parecer lo que no hay que perder la cabeza y tener los pies en la tierra. Se puede ser como un niño de pañales ya en la vida de vejez, y se puede ser viejo de manera prematura.