Archivo de la etiqueta: argentina

Capplannetta con Otros Aires

¿Cómo no acordarme de aquella mujer llamada Mar? Si vivía en el Raval con su marido-novio argentino, vivían en el epicentro del Barrio Chino, entre rameras y rosas rojas, como bien dice la canción del grupo argentino Otros Aires, en su canción Rotos en el Raval aluden al barrio barcelonés como enciclopedia universal. Recuerdo que el amigo argentino me hizo un favor comprándome dos gramos de perico, y era de buena calidad la merca. Recuerdo que me dio por hablar y quedó la parejita harta de tanta Milonga Sentimental, pues hablaba inducido por los efectos de la coca, al final, como no me gusta ser pesado me fui a casa (entonces vivía con mis padres) y en aquella época se podía pasear más tranquilo por el Raval que por el centro de Barcelona. Sin duda han cambiado mucho las cosas desde entonces. Les di el sábado por la noche a la parejita Ravalera. Ellos me tuvieron mucha paciencia, cuando agarro palique soy temible, pero los años, y la vida, me han hecho prudente, parco en palabras y no tomo sustancias que me hagan de revulsivo. No puedo hablar bien de la droga, para mí ha sido un lastre en muchos aspectos, no sólo en el psicológico, también en el hecho de socializarme. Las drogas cambian la percepción del mundo. Quien las quiera tomar y le sienten bien me parece perfecto. Pero en mi caso no son ningún aliciente como diversión y sí como sustancia dañina respecto a efectos secundarios que puedan ocasionarme. Prefiero ahora tener tranquilidad, estar equilibrado, sin sustancias tóxicas. He cambiado mucho referente a los vicios de antaño, ahora me cuido y la droga más potente que uso es el café intenso, y todos los excesos son malos, así que es preferible vivir sano.

Capplannetta y su cafetera

1533496586922

Existen miles de formas de tomar el té, pero también existen muchísimas maneras de tomar café. Yo prefiero el café. ¿Qué haría yo sin mi cafetera eléctrica donde me suelo hacer esos cafés tan maravillosos? No me gusta el café demasiado cargado, suelo tomar café americano en taza grande. Aunque a veces me lo hago en tazas pequeñas o en vasos medianos. Antes bebía café de una cafetera italiana, pero la eléctrica es más práctica y cunde más. He dicho que suelo beber café americano, pero ¿quién se resiste a un arábiga en su punto justo? Cuando hago vuelos cortos, que últimamente es nunca, suelo pedirle a la azafata un café arábigo con sacarina, aunque me cueste 6€, me da lo mismo, no me sobra el dinero pero es una delicia. Tengo un amigo venezolano que tiene una plantación de arábigo en Venezuela, en un pueblo. ¡Qué gozada! El café es un modo y una excusa para reunirse, conversar, hacer tertulia, cuántas tertulias ha habido en España, Argentina, Uruguay y tantos y tantísimos países para reunirse y hablar entorno a una taza de café. Es una manera de socializarse pero también de despertarse. En los desayunos es ideal, y yo tengo la suerte de que no me quita el sueño, tampoco me pongo nervioso. Café, cigarrillos y un buen libro. Me pongo mi música y así soy feliz. No es mucho dinero y es un placer de los mejores. Si el café y el té hablaran de cuantas cosas nos enteraríamos. Mi cafetera eléctrica siempre disponible y yo dando paseos para llenar mi taza, la suelo ir cambiando, un placer es el café y más en buena compañía. Disfruten del café. O del té, como prefieran.