Archivo de la etiqueta: 4-10-2014

Capplannetta un 4-10-2014

He escrito alguna cosa al respecto, pero esa fecha, un 4-10-2014, lo recuerdo bien porque fue un número capicúa, posamos para la foto los cinco: mi hermana que se casaba, mi madre, mi padre, yo y mi hermano. Yo no quise decir nada, pero en la foto es notable que mi familia está incómoda, ya no por los nervios de la boda, pero tras las cámaras ocurría algo que a mi familia les hizo pasar un mal rato. Detrás de las cámaras había amigas de mi hermana, y los hijos de mi hermano y mi cuñada. Yo no podía controlar esa situación, aunque al ver la fotografía reparé en que mi familia no estaba feliz, mis hermanos y mis padres estaban afligidos. Mi hermana sostenía su sonrisa manteniendo el tipo. Me sentí culpable. Yo recuerdo bien la gente que había detrás de la cámara. Recuerdo exactamente que mi familia estaban disgustados en ese intervalo de tiempo. Las risas por mi enorme abdomen fueron la raíz de toda su frustración. Pocos son los momentos en los que mi instinto me engaña. Porque ustedes ni se imaginan el mal rato que pasé. Pero fueron quince minutos interminables, minutos que pasaron como horas. Menos mal que al reunirnos con mi familia carnal, o sea, primos, tíos, y amigos, me refiero a buenos amigos, todo fue de menor a mayor en tema de diversión. Recuerdo que mi padre se soltó la melena (como se suele decir) y bailó y bailó sin haber tomado una gota de alcohol. En la boda de mi hermana ya se dio por hecho mi enfermedad mental, ya que había familia que hacía tiempo no veía. Al final lo pasamos bien. Yo no llevaba ropa adecuada, y debido a mi tabaquismo estaba más tiempo afuera que adentro. Ahora lo recuerdo lejano, pero esos cabrones, gañanes, cacasenos, que hicieron a mi familia sufrir debido a mi sedación y a mi enorme barriga, les deseo la misma calamidad para ellos; tanto, como ellos la tuvieron para mi familia. Me viene un recuerdo de manera de flash-back, y es la foto que mi hermana nos regaló a mí y mi hermano en el día de boda. Una foto verdaderamente fantástica. Yo lloré cuando mi hermana nos la regaló, bonito recuerdo. En la foto salíamos, en una, los tres hermanos en nuestra mejor época, y después, otra, la familia al completo. Gratos recuerdos.