Archivo de la categoría: poesía

Capplannetta y el mapa mudo y político de España

Me llevarán a un acantilado a mirar el abismo que tú ves. Se esconderán los niños tapándose la cara. Escupirán los cretinos dejando un charco de saliva cada vez que se marchan. Olores, fragancias, aromas y perfumes. Qué bonita madrugada. Hay un hombre de plomo que pesa más que la paja, ese hombre de plomo cae desde el zenit de nuestro planeta. Capgrós sense planeta. Los exiliados de Catalunya se hacen llamar, y se van a Madrid para hacer rompecabezas. Lo hacen de mil, dos mil, tres mil piezas, y en esos rompecabezas éstos unen los mapas de España, y en los grandes un mapa mundi. Catalunya no ha echado a nadie. Ellos se van porque el vil metal también se ha exiliado. Ahora van a montar una asociación de exiliados de Catalunya. Ellos sólo quieren votar, tener el derecho a ser pueblo. Todo empezó con la controversia del estatuto, se han dicho muchas mentiras a través del nacionalismo español usando como filtro el nacionalismo catalán. ¿Acaso quieren no encontrar las razones del porqué se divorcia ya la gente? A Pujol le convenía, a Aznar le convenía, también al rey emérito. ¿No veis que cada medio pone su sambenito? No más guerra, ni altercados, la extrema derecha está alerta. 

Cançons d’ amor i droga (L’ Albert es fa el Sales)

Quando corpus morietur

Por Pep Sales. In memoriam 

Cinc dos dos ú és l’habitació

on estem ingressats el Cecilio i jo

Estem espantats, tothom ha callat

es troba molt greu, molt malament

I la seva mare el gronxa

com gronxen les dones els nins

I la seva mare el gronxa

com dormen les mares els fills

I la seva mare el gronxa

com feia la Mare de Déu

I la seva mare el gronxa

com feu la Madonna a la creu

Diu el doctor que el Cecilio ja és mort

però la seva cara em somriu

Diu el doctor que fa estona que és mort

però la seva mare li diu,

és just si va néixer

que mori als meus braços

com fèu la Madonna a la creu

Aquest sentiment se t’ha caducat

fes-te tatuar Mamà

Però a l’últim moment hi ha necessitat

consol i pietat

I la seva mare el gronxa

com gronxen les dones als nins

I la seva mare el gronxa

com dormen les mares als fills

I la seva mare el gronxa

com feia la Mare de Déu

I la seva mare el gronxa

com fèu la Madonna a la creu

Capplannetta y cibernética esperanza (ya a la venta)

Desde el 2012 hasta aquí han pasado muchas cosas en el mundo, digamos que esta novela poética publicada en ediciones Vitruvio en este año 2021, ha ido cambiando tanto de aspecto estético (lo digo por las diferentes portadas que ha tenido) y también he ido quitando y poniendo, y éste ha sido el resultado. Quienes lean la novela poética que no sólo habla de Internet, también habla de estigmas psiquiátricos, de desamor, de aventuras y anécdotas que le han ocurrido a Capplannetta. Bien, pues ya está a la venta. En el tramo 2012 hasta llegar al año 2017 la novela estaba estructurada pero le faltaba cierta definición. Estuvo en descarga gratuita todo ese tiempo. Sin embargo fue en Caracas (Venezuela) donde se publicó por separado dos partes que yo mismo uní y publiqué tanto en Amazon como en Bubok. He gastado demasiado dinero en llevar este proyecto a buen puerto. El proyecto Cibernética esperanza ya ha dado todo lo que debía de darse. En total ha tenido unas ocho portadas, también he cambiado la novela poética varias veces. Como antes dije, esta novela ha dado un giro de 180 grados. Pero una novela al ir a la par con las tecnologías, cada vez más a la vanguardia, ha ido mutando como un pájaro en verano, o una serpiente cuando cambia de piel. En realidad lo he pasado en grande. Ya está la novela poética en Amazon, también pueden solicitarla en sus librerías de confianza. Este proyecto ha tenido no solamente esfuerzo, también alegrías y tristezas aunque difieran los textos que yo mismo he seleccionado. Mi consejo es que la lean, si se lo pasan con ella como yo disfruté escribiéndola ya me sentiré agradecido. Aunque vean cosmonautas en la portada y contraportada no es ni ciencia ficción, tiene los pies en el barro.

Capplannetta evoca las sutiles cosas

Una legión de fugitivos del deber imploran a la noche su sueño. Yo, como no sabiendo para qué, renuncio a los hábitos que tengo. Un momento, ¿por quien pregunta usted? Pregunto al amanecer, a media tarde (mi consuelo), pregunto a la madrugada que es la que evoca ámbar de luz y ceniceros repletos. No, no quiero proceder del agua estancada, y sí del rayo persistente y eterno, quiero proceder de las ventanas opacas donde cuartos oscuros precarios y pequeños me hicieron juntar dos barajas de naipes españoles como el miedo torero. Quisiera retroceder y quedarme sentado en tu suelo, en el primer escalón, que subir muy arriba da miedo. Quiero proceder con sutiles cosas que hacen migajas de la mitad de tus besos. Evoco todas las cosas, las sutiles primero, en ellas anda un día sin sol, y a lo lejos viene un lucero. Quítate la ropa ya y déjala en el ropero, desnúdate tal como venga aquel frío, la lluvia, el invierno, y volverás a ser verdad entre peldaños de un mundo secreto. No quiero ser superficial, tampoco personaje de cuento, quiero ser tu claridad, allí en los patios y la primavera hacia dentro. Así lo quiero, sí, quiero ser tu hermano que te quiere desde el recuerdo.

Capplannetta necesita

Necesito calor humano, calor de hogar. Hay una luz durante mi lluvia en un letrero que dice HOGAR, hogar, dulce hogar. Gracias vecindad por ponerme tantas trabas para que no sea un hombre completo. Ya se acabó el miedo, la tortura y el abismo. Gracias de verdad por vuestros consejos benefactores, consejos de los que disfrutáis ustedes, los que me aconsejan. Gracias, lo conseguiré. Iré con una cuchara a la montaña y llenaré la cuchara de tierra y poco a poco dejarán de ver la montaña. Ustedes, los sabios, los privilegiados, los que pateáis el miedo dos veces por semana. Ponte a ver una película, pero no alcanzo a tener paciencia para ver cualquier película que no me hable a mí. A mí directamente, que me mire a los ojos y me diga: -Esta película es para ti, la que te parte en dos mitades el alma, la que te corrompe la sangre como el escorbuto. Nada más soy eso, un sorteador de palabras. Algunas van a un corazón, otras van a cien corazones, y esas otras a un millón. Pero quiero encontrar las palabras acertadas para toda la humanidad, para remover conciencias de las que no me puedo librar, aquí, desde mi casa, desde mi hogar, desde esta casa de cristal os digo que no debe haber un día igual a otro, ni siquiera parecido. Ni siquiera con el mismo tiempo. Tal vez ustedes piensen: necesitas un psiquiatra, necesitas un doctor, y yo os replicaré, lo que bien necesito es un Dios, que me quitara éste yo rotundo que me traspasa el corazón. Necesito, necesito encontrar mi corazón, lo abandoné hace años, no sé si es blanco o negro, o quizá cambió de religión, yo quiero, necesito, encontrar mi corazón, para ser un hombre, para ser yo. 

Capplannetta se cuestiona la vida

¿Cómo se debe ser para ser un ejemplo de buen ciudadano? ¿Ir los domingos a misa? ¿Revolotear como las mariposas en verano? ¿Ser el más prudente en la autopista? ¿Perder a los villanos de vista? ¿Vivir para amar sin antes sentirte vitalista, correr temprano y comer sano?  ¿Pedir al mundo que no sea fatalista, falangista o luterano? ¿Empezar por el postre y dártelas de optimista? ¿Recitar los verbos conjugados? ¿Hacer frases de sujeto, verbo y predicado? ¿Ser oficialista? ¿Buen ajedrecista? ¿Pasarse la vida entera en la cama acostado? ¿No ir de victimista? ¿Procrear, amar, cogernos de la mano? ¿Ser un latinista que en latín titula poemarios? ¿Tener cuidado con la vida, los excesos y el hartazgo? ¿Visitar a quien te hace las visitas? ¿Peregrinar a los lugares donde nadie ha peregrinado? ¿Ser bolchevique, un anarquista, un camisa negra, el peor fascista? ¿Ser un alarmista que empotra su coche contra un supermercado? ¿Ser español, ser andalucista, ser santurrón, ser un sátiro bromista? ¿Ser aquel que dejó la huella de sus pasos? ¿Ser un delator? ¿Ser un autostopista? ¿Ser un tarugo y no tenerlo nada claro? ¿Ser un ahorrador? ¿Ser un marmolista? ¿Quedarte petrificado? ¿Ser un perdedor? ¿Un colgado? ¿Ser un mileurista? ¿Ser un pringado? ¿Ser lo que te sugiera la vista? ¿Ser un infractor, un viejo verde, un bigardo, un acusador, un pájaro pasmado? ¿Ser defensor de una causa feminista? ¿Ser asiduo en ir al dentista al menos una vez al año? ¿Ser algo costumbrista, ser el padre de una artista, ser un mojigato? ¿Ser fuerte ante el dolor, ser buscavidas o tal vez un impostor? ¿Ser un esquirol en un altercado huelguista? ¿Estar educado por la televisión, ser un arribista, cosechar de lo sembrado? ¿Ser un populista, ser un surfista o un flipado? ¿Ser un líder socialista? ¿Ser un psicoanalista, ser tendero que deja fiado? ¿Ser oportunista, ser trotskista, ser o no ser, serlo todo, o ser un ignorado? 

Capplannetta: la llegada a la meta

Corro y corro aunque quisiera ser una piedra más, un guijarro inútil, que ni se mueve ni para quieto. Yo quisiera que os ayudara mi alegría, aunque diría que la malgasté en botica y ahora no tengo dinero ni para pesarme. Recuerdo un niño que fue niño como todos los demás. Jugábamos a la pelota en los parques. Y yo me apunté a actividades extraescolares. Me dediqué al atletismo. Entonces sí estaba delgado. Aguantaba corriendo tramos y tramos sin cansarme. Gané varias medallas. Pero hace tiempo que llegué a la meta. Toqué fondo y ahora corro y corro. De pequeño me encantaba ir a la pastelería El Cisne. Qué bien olía ahí dentro. Era como la casa de Hansel y Gretel. Mi madre me compraba un cruasán, y estaban deliciosos. Soy un romántico. Estoy repleto de nostalgia. Pero la nostalgia implica a aquellas personas que la viven contigo. Siempre quise tener una mujer morena. Como los cuadros de Julio Romero de Torres. Todavía conservo un billete de este pintor. Me gusta guardar tesoros que parten desde la nostalgia y queda para el futuro de este mundo de progreso absurdo. Soy un romántico. Todavía conservo el primer libro que leí, también conservo unos pocos cuentos pequeños, y mi libro gordo de Petete. Conservo muchas cosas del pasado. Mi hermano me trajo unas cuantas. No tienen valor económico, pero sí sentimental, y es que soy un romántico. El coleccionismo breve es la prueba de que llegué al fin a la meta. No conservo mi medalla de oro de nacimiento, la empeñé por veinte Euros. Entonces estaba mal, pero muy mal. Dicen que ha venido la primavera, pero yo sigo teniendo frío. Me tapo con mantas de poliéster. No soporto mantas pesadas. Dicen que ha venido la primavera, y tienen que estar anidando los gorriones en los tejados. Cuidado con los gatos. 

Capplannetta lee en bicicleta

He leído demasiadas veces en bicicleta, ya que soy Capplannetta, tengo la credibilidad de los que viven con el agua al cuello. Pero no me puedo quejar, he corrido, he ido a nado y ahora voy en bicicleta. El triatlón de un anfibio cautivo del vademécum. No suplico una lágrima, quiero tu sonrisa, y si te encuentro triste te ayudaré con mi edulcorada alegría. Recorro puntos como rutas desde Sabadell a Constantinopla. Me gustan los paisajes que no veo, me caen bien las personas que no conozco, desconfío del aliento de los abogados. Soy amigo de burócratas que exigen revolución, soy amigo de las flores de Oriente y tengo una costilla rota o herida desde que traté de conocer el resultado de la gran verdad del mundo. ¿Para qué quieres ser amigo del ilustre parnaso de poetas engreídos? Si a ti sólo te consuela tu poesía fugitiva. Me voy, me recorro el barrio en bicicleta, porque yo soy Capplannetta, un capgrós en pijama, un capgrós sense planeta. Ustedes inténtenlo, pues no hay nada mejor que leer en bicicleta. Remover conciencias, sacrificar un verso por no hacerle daño a una mujer. Huir de las lindes y de todas las fronteras, epitafios amontonados en el lugar de siempre. Yo quiero ser enterrado en un oquedal, en la profundidad de un Dios con angustia existencial. Quiero ir en bicicleta y pasearme por los carriles-bici de ciudades peatonales. Pedaleo y pedaleo, algunos se han cagado en los calzoncillos subiendo por los puertos de montaña. Prefiero ir en bicicleta y bajar cuestas sin esfuerzo, cuando una cuesta arriba requiere plato pequeño sudo la lipotimia  de las rutas en ayunas. Soy postmoderno y soy primitivo, lo que no soy es tardío, nací en un tiempo preciso. Trato de no molestarte, vecino.