Capplannetta y los libros flotantes

Ahora estamos en una era digital en la que el papel sigue siendo un objeto o artefacto de fetichista. El libro impreso no se perderá, aunque el libro electrónico, ya sea en sus distintos formatos, es una cosa ligera que merece ser de calidad. Ahora las librerías y las bibliotecas son digitales. Ya no se necesita mucho espacio para tener una librería bastante abundante. Tanto en calidad o como literariamente sea un ahorro de espacio, en una tablet de 200 gr. y 10 pulgadas de pantalla. La verdad, escribir, leer y ver vídeos y cine, como también escuchar música, se han convertido en un tema digitalizado, y en formatos que en los noventa eran algo impensables. La comodidad de la que dispone el mundo digital no sólo es en ebooks, Mp3, y películas que puedes videar en Streaming también. Está el hecho de coleccionar cryptoarte. El cryptoarte que está empezando a ser un valor al alza en el mundo del arte y el coleccionismo. Yo creo, que esta nueva era en la que vivimos es un prólogo de lo que el futuro nos deparará. También, se ha pronosticado la pérdida del sol, ya que es un astro. Eso haría del planeta que viviera en una noche eternizada. En definitiva, poca esperanza y a la vez mucha.

Deja un comentario