Capplannetta y el sexo oral

De un tiempo hasta aquí me gusta el sexo oral. De manera recíproca. Para un hombre que ama a su pareja no hay mejor deleite que ver gozar a tu compañera. El sexo oral es una verdadera ocasión para mostrarse encendido como un haz de luz solar. En portugués se llama luar. Una mujer que no es atendida sexualmente se va. Te deja. Ahora que soy un hombre completo prefiero el sexo oral, aunque también me fascine el sexo de toda la vida. Una pareja compenetrada es una pareja doblemente feliz. Me gustaría hacer sexo a diario, aunque eso no sea una cosa que apetezca hacer todos los días. Es mejor hacer el amor que practicar sexo. El sexo es parte de la relación. Masturbarse es un poco triste. Pero siempre hay un buen condimento que es un orgasmo de tu pareja. Decir por ejemplo, para, para, ya tengo bastante. Es un rasgo de feliz pareja y de felicidad en común. El sexo oral bien hecho puede ser más placentero que el coito en algunas ocasiones. Un buen sexo oral es aquel que se practica por enamoramiento. Tener sexo es normal que sea una cosa de dos. Es divertido escuchar los gemidos de tu pareja y que ella escuche los tuyos. La verdad es que en el tema amatorio es la punta del iceberg mantener sexo oral, y omitir los besos negros, o las guarradas de la lluvia dorada. Debo entender los deseos de la pareja y satisfacerlos, así, sin más. No es óbice que lo que se van a comer los gusanos que lo disfruten los humanos. El sexo tiene un montón de posibilidades. Se puede jugar, vuelvo a repetir, el amor y por ende el sexo, es cosa de dos. Sexo para gozarlo.

Deja un comentario