Capplannetta y el momento Justo

Ahora, solamente ahora, he sido un sol amarillo y he sido limón de cera. Me buscas, aquí me tienes. Lo nuestro es un amor imposible. Yo trafico con el tratar sin conciencia, tú eres un sueño anfibio de melancolía. Estoy contento con mi propia luna en su silencio. Un día de estos, daré un paso adelante. Nos queremos el uno al otro, pero no podemos ni hablarnos. En la frontera de los besos sin pintalabios encontré tu saliva y me sentí químicamente encajado. No quiero prometer, redundar, dar vueltas a la manzana. Pondré en su sitio todas las equivocaciones en un mapa mudo. Pero tú, inteligente y avispado, lucharás antes mejor por el equilibrio del comportamiento desde la razón y la lógica de los espejos. No quiero hacerte daño, quiero que goces de alegría, yo ahora estoy en un proceso kafkiano. He aprendido la lección práctica de estar solo. Tú no quieres que te roben el alma y yo he entregado mi inocencia para la amistad y el buen rollo. Mañana, más temprano que tarde, trataré de ser el que era. Me dejaré el pelito largo porque pelón no me has querido. En el simulacro de la noche azul verteré mis secretos tan desnudos.