Capplannetta y la milonga

Sé que te gusta La hija de Juan Simón, esa milonga me recuerda a mi abuelo, que lo quise mucho. La milonga preferida de mi abuelo llega hasta tus oídos. Hagamos un alto en el camino y recordemos el amplio repertorio de Antonio Molina. Su música permanecerá en mí mientras viva. Mi infancia, la banda sonora de mi infancia es Antonio Molina, Los Gemelos del Sur, Juanito Valderrama y Manolo Escobar. Cuanta nostalgia respiran mis poros por esa música de otros tiempos. Recuerdo a mi abuelo que reconocía que para escuchar La Pirinaica se metía en un armario. Era una distinta manera de hacer revolución ante esa dura dictadura en los años siguientes a la guerra, nuestra guerra. Mi abuelo era un español burgués trabajador de la tierra y los animales. Yo jamás tuve un abuelo con espada y con medalla, que ganara una batalla. Yo tuve un abuelo sencillo y fumador de tabaco negro, y tuvo que vender las tierras heredadas de su familia para venirse a Catalunya. Mi abuelo era parco en palabras, pero conocía a la gente tan solo con una ojeada. Tenía problemas de vista, pero en su visión de sombras conocía a todo aquel por el zarape. En estos momentos vendemos (la familia) el hogar que disfrutó y el hogar mismo que lo vio dar sus últimas bocanadas de aliento. Mi abuelo se alegraba de verdad cuando te veía. Lástima que no conocí a mi abuelo paterno. Cosas de la vida, decían justificándose de su muerte repentina. Cuando escucho la milonga La hija de Juan Simón, todos mis muertos acuden en la noche. Dejan su rastro en el perfume de la casa. Esta casa que también es suya. De los muertos de uno no hay que temer, son tu propia familia.