Capplannetta criticado

Siempre se critica a las prostitutas, a los homosexuales o a los locos. Siempre se critica aquello que está afuera del radio de conexión, ya que no siente, aunque sí escucha, por eso se vuelven locos quizá. La Biblia dice que dijo Jesús: …y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra; se han escuchado tanto esas palabras que se han convertido en “la frase” por antonomasia, como por ejemplo: …no juzgues y no serás juzgado. Hay que decir que Jesús tenía unas frases, unas parábolas magistrales. En nuestra cultura son todas frases tan escuchadas que las creemos refranes. Un poema si cae en la dicha de ser un canto del pueblo es un poema divino. Un poema que quede entre la gente llana es un poema tocado por la gracia divina.  Yo no quiero tener falsa humildad, y mucho menos falsa modestia, pero por pretender que tu trabajo sea admirado y querido he sido tantas veces criticado, que ya debo estar como una chota de tanta crítica hacia mí persona. Yo fama no quiero, no quiero fotos, ni ruedas de prensa, ni presentaciones ni libros firmados. No participo en concursos para no salir a recoger el premio, o mejor sería lo aceptable decir, por ejemplo, no participo en concursos porque no tengo dinero ni para las fotocopias, bien, las dos son maneras de decir No a los concursos de poesía, y cuando digo no, es no; nada perdura, ¿acaso creen que ganando un concurso se llega muy lejos? La respuesta es No, pero un No tajante. La gente prefiere la segunda excusa donde afirmas que no tienes dinero ni para las fotocopias, porque con la otra excusa te tacharían, o bien de idiota, o de presuntuoso. Pero la verdadera poesía es la auténtica, y no me refiero a la mía, que conste, no por temor a ser criticado, sino porque son muchos los libros leídos de poesía. 

Capplannetta y la psicosis del verano

Para los que hace años que no veraneamos es una rutina que pesa día a día. Se nos hace el verano lento, de manera que no lo disfrutamos en demasía, salvo contadas escapadas que nos damos cuando hay un poco de dinero. Casi no recuerdo la última vez que me fui de veraneo, y mis padres lo mismo. Pero ya vendrán tiempos mejores. Ahora es que no sólo es un verano distinto, sino que es un verano con un confinamiento reciente y la gente va a la desesperada a veranear, y en algunos casos de manera irresponsable. Según me cuentan hay muchos infectados por coronavirus jóvenes, debido a las fiestas y a las ganas locas de divertirse. Los puedo entender, a nadie gusta estar encerrado. A veces a mí, en las veces que he estado encerrado, han sido muchas, me han dado ganas de salir volando con piso incluido como si de un globo aerostático se tratara, pero no, toca resignarse. Está el tema delicado, hay mucha psicosis y mucho miedo debido a cómo están llevando el asunto las autoridades. Se nota el miedo, pero una cosa sorprendente es que por una persona que se comporta irresponsablemente hay cincuenta que toman las medidas adecuadas. Hay gente que habla de distopía, otra gente de final del mundo, en fin, que tampoco es para alarmarse tanto. Mucha gente ha tomado como ejemplo de este tiempo de COVID-19 comparándolo con la Gripe Española, aquella que hubo entre 1918-1920 y hubo también muchas víctimas, por ejemplo el padre de Rafael Alberti, pero a diferencia de la pandemia actual es que la Gripe Española era en España y el coronavirus es mundial. Creo que no tiene nada que ver, aunque se parezcan. Queda dicho, disfruten del verano.