Capplannetta reo de medianoche

El murmullo de afuera se cuela adentro, y lo de adentro se filtra afuera. Es un recíproco reencuentro con las palabras que se dicen, y se implican en tu vida, y es que es muy fácil hablar, es muy fácil criticar lo que no se han tomado la molestia de conocer, de crear vínculos, de trazar una aventura en un recóndito lugar de las afueras. Me considero reo o cautivo las veinticuatro horas del día, pero en la madrugada soy reo de mi pasado, él vuelve como un muerto descompuesto y apolillado que te dice ven, ven, tengo esa paz que te gusta, yo le doy esquinazo y me voy asustado,. Solamente quiero paz, cuando te pisan con últimas palabras satanizadas te ahoga la ansiedad y todo el mundo que buscas dura muy poco, la subyugación de un libro que te abre galaxias, la libertad de tomarse una copa de vino, la paz de una siesta después del almuerzo, la libertad que supone irte al monte y andar por sus caminos que no van a Roma, van hacia la respiración total. Uno llega a una edad en que quedó muy atrás la barra de un bar, el irse de discotecas, las fiestas en la casa de alguien, pronto seré reo fugado del tedio, ahora estáis avisados.