PALODÚ

Te regalé unas gafas de sol Chanel,

jamás tuviste tanto oro,

como yo te quise mi madre también te quiso,

quizá debí regalarle las gafas a mi madre,

a ella también le gustan los regalos,

las blusas de seda, y las pulseras Pandora.

Te puse corona de anfitriona

y traías a la casa de ambos gente extraña.

Dejé los antipsicóticos y los ansiolíticos

abandonados a su suerte,

me puse a traficar con palodú

mientras me dabas sopa por no tener dientes.

Todo era de un color beige en tu vestidor

y lucías pijamas de lana gruesa grises como humo.

¿Qué cruel beso te di que dejó tus labios helados?

Me contestaste Poco Hombre, 

tú sabrás qué no habrás besado.

No besaste mi cuerpo de piña desnudada,

y te pusiste a bucear por el cuarto,

dijiste que te ahogabas en el pantano

mientras yo me sumergía y me llevaba la corriente 

por poemas todos ditirambos. 

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s