Capplannetta estupefacto

IMG_2301

Fue en el entierro de mi abuela paterna. Mi abuelo murió muchos años antes que mi abuela, y a mí me pusieron el nombre de pila de mi abuelo. Cuando enterraron a mi abuela hubo que añadir a la lápida de mi abuelo (al que no conocí) el nombre de mi pobre abuela. Los restos mortales de mi abuelo estaban en una bolsa de plástico y los pusieron al fondo del nicho para poder introducir el ataúd de mi abuela. Cuando la introdujeron cerraron el nicho con una lápida interior hasta que pusieran la lápida con la foto de mi abuelo de mármol cuando el nombre de mi abuela estuviera grabado. Para la sorpresa mía estaba mi nombre en la lápida interior pintado con pintura negra. Estaba el nombre y el primer apellido de mi abuelo. Yo me quedé perplejo, pues era como si presenciara ese día en que enterraban a mi abuela, mi propio entierro. Cuando acabaron de enterrarla no paraba de pensar en el asunto. Ese entierro podía ser el mío, pero no, era el de mi abuela. Es algo que no olvidaré. No sólo por el impacto que me provocó el ver allí mi nombre y mi primer apellido con la fecha debajo en números descoloridos por el desgaste del tiempo, también porque yo empezaba a morir por esas fechas, la vida de colores que yo tenía impregnados en mi corazón se fueron agrisando, mis días se estaban empezando a poner invernales. Supongo que ese día no sólo enterraban a mi abuela, mi infancia estaba llegando a su fin, también mi loca adolescencia.

1 comentario

  1. 👍⚘

    Me gusta


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s