ayuda

Si tan seguro estás de lo que yo sufro
¿por qué no me ayudas tan solo un poquito?
Estoy dejando atrás todo mi inútil orgullo
y sé que mucho me repito, pero si yo insisto,
porque veo muros entre los fríos murmullos,
tú sabes que con tu ayuda yo me quito
este dolor tan mío pero también tuyo,
dejémonos olvidado este titubeo maldito,
yo con este reducido espacio yo asumo
pues tengo aprendido el cuento escrito,
exposición, nudo, desenlace, lo asumo,
esa es la manera de decir lo nunca dicho,
esa es la vida, la historia y el asunto,
yo me dejo mis pedernales cuando digo,
me los dejo también en el transcurso,
me los dejo otra vez cuando suscribo
este relato herido que repito porque sufro,
este repetir herido el relato porque vivo,
este consuelo tuyo al que yo feliz acudo,
esa sonrisa fresca que tanto, tanto necesito,
si tan seguro estás de lo que yo sufro
¿por qué no me ayudas tan solo un poquito?

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s