ausentes 

Este delirio mío de añorarte tanto

pues te cuelgo el teléfono y ya te echo de menos,

sólo hallo yo consuelo si te estoy besando,

es como si albergaras en ti todos los venenos

en los cuales la adicción se va derramando.

Veneno, veneno, veneno, veneno

que esencia negra adentro de ti tú tienes,

mi mal es echarte tantísimo de menos

y vienes a mi lado cautelosa como serpiente,

vienes lenta pero directa, huidiza pero sin freno.

Me mordisqueas, me dejas ansiedad algunas veces

y yo me pongo sensible y erecto, te vas y me apeno,

si dolorosa es la fiebre más dolor es quererte

cautivo soy de tu adictivo y lascivo beso

esperaré unas cuantas veces, cientos, hasta tenerte.

No juegues con mis besos pues no son un juego,

te besé frecuentemente en tu enganche de fiebre,

tú no imaginaste que te besaba un ciego,

un ciego con su mirada y con su presencia ausente

que te besaba porque te quiere.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s