anatomía de los días

Paradise en claros

La mañana es canción repetida,
El mediodía casi blanco es,
La tarde es una verdad dividida,
La noche no tiene pared,
La mañana es inocencia sometida
Al quiero y no puedo ser,
El mediodía es hora de la comida
Y lo acompaña un yo no lo sé,
La tarde es la eterna salida
De hombres con un yo sí lo sé,
La noche silvestre apellida
El hambre con las ganas de comer.
La mañana es canción repetida,
El mediodía sin trasiego ha de ser,
La tarde es caída asumida,
La noche no conoce pared,
La mañana es comienzo de vida,
El mediodía pacato ha de ser,
La tarde es una bienvenida
La noche preñada de cien porqués,
La mañana es mirada tupida,
El mediodía cauto ha de ser,
La tarde crepuscular y movida,
La noche oscura tiene que ser,
La mañana cae partida
Entre el mediodía y el amanecer,
El mediodía con sol tan arriba
Que sombrea en verano el atardecer,
La tarde es la madurez viva
Y un puente para el anochecer,
La noche es morena y altiva
Casa enlunada de ser quien es,
Veinticuatro horas y trago saliva
Y camino erecto como ha de ser.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s