ciudadano del mundo

Bandera Barçeñola

Yo no soy lo que se suele llamar un patriota, nunca lo he sido del todo, prefiero considerarme parte de una humanidad sea ésta como sea, que minimizar un sentimiento por el deber hacia las patrias putas. Cuando ganó el mundial la selección de fútbol yo no sentí una alegría especial, para nada me sentí parte de una potencia -en este caso de fútbol- a la que guardar respeto. Lo que sí me ocurre, cuando viajo fuera del país o cuando veo una película, que al escuchar una canción, o ver una escena de cine, o también un olor, me da una emoción especial el hecho de pertenecer a un imaginario colectivo, o tal vez recordar destellos de una infancia feliz que se evaporó no sin alegría e ilusiones. Una infancia tal vez con trazos de una España cañí. Aunque también me ocurre en el caso inverso: hago propias canciones de países a los que no pertenezco del todo y de veras me emocionan. Me ocurre en el caso de Argentina o México, con canciones como La Argentinidad al Palo o Ché Bandoneón de Mosalini con Cortázar, o en el caso de México, con canciones como la Jaula de Oro de Los Tigres del Norte, en fin, quería dejar patente que la patria de uno puede ser algo relativo, y un hecho circunstancial, creo yo.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s