pesetas lejanas

Pesetas antiguas

Si recuperase ese dinero que gasté en malos hábitos, en pagar la larga lista de mis errores de juventud, el dinero malgastado, también el que se da por amor, quizá un amor no correspondido, el dinero gastado en caprichos tontos, el dinero ese que pasa de mano en mano, que sabe a manoseo, que de poderoso asquea, dinero, mugre que da lustre al fanfarrón, brillo de ignominia que condena a la miseria, dinero, oropel en el anaquel preferido de la felicidad, dinero, caspa inútil de todo aquel que lo tiene y lo entrega a manos llenas, el dinero no se debe menospreciar, no, pero si yo recuperara ese dinero malgastado tendría ahora una vida vacía pero con algunos ceros de más.

soledad mía

La Soledad mia

Esta soledad que veis es mía, se la agarré prestada a la noche que en ella suspiro, yo brotaré tras el cortinaje de tu sonrisa abierta y no quiero hacer caso a la mitad que engarza un negro aullido que rompe el silencio, buscaré tu escarcha para desmentir al fuego cuando anduviste tan cerca, preguntaré por ti al trasiego frío de los duros esqueletos, palparé tu vacío con el tacto de mis ojos abiertos, me engañaré mil veces, me arrastraré por mi culpa como un pez que prefiere ser lagarto, ya no te encuentro volcada en la mentira por que tu ausencia es tan evidente…

letras negras

Miró 02

Por que las letras que escribo ahora aquí son negras, podría repetir la misma canción que a unos duele y a otros consuela, pero no quiero, quiero que estas letras negras unan sueños traslúcidos en los corazones, un corazón es siempre nuestro corazón, no es que no se quieran los que ven moverse su verdad sin serlo, y no es que no quieran la verdad los que no pueden darla, práctico simulacro de los noes, insistencia en la inercia de los sies. Nos mantenemos en nuestra exigencia por que el ombligo que nos anudaron es la raíz que nos acompañará hasta la muerte, no te compliques la existencia con la herida que puedan ofrecerte las calles, no compares tu nombre con ninguno, encuentra la raya de en medio en la razón de ser feliz a tu manera, no huyas de lo que a tu lado sueña, no hay muros que no traspasen los corazones, y no hay sueño sin certeza, dinamita tu orgullo, anhela la piel contra la piel, que ninguna guerra impartirá justicia alguna, sólo el amor destruye los cerrojos, si estos no se abren piensa en estas letras negras, letras negras que prefieren ser negras como la nada nunca escrita, como la idea que no conoce palabras, como las cosas que se señalan con el dedo, como los animalitos que ignoran lo que son, imágenes en la tinta empañada de niebla son nuestros sueños de galaxias que huyen de la verdad que evaporan ayer.