Introducción al collage

De pequeño jugaba boca abajo, siempre boca abajo con los cromos de mis primas y con otros juguetes. Ustedes los recordarán, ¿se acuerdan de aquellos cromos con una estampa a un lado y por detrás eran blancos? Las chicas, mis primas, les daban una palmada con las manos y si se daban la vuelta ganaban y si se quedaban en blanco la cosa quedaba como había empezado. Recuerdo que aquellos cromos contenían estampados de niños y niñas a lo vintage, como también adornos infantiles naif, o algunos tenían imágenes de animales y otras cosas, ahí empecé a hacer mis primeros collages. Mis sueños de pegatina y efervescencia cobraban forma física y mucho después yo los retomaría sin sospecharlo apenas. Pues bien, estos son algunos resultados en este presente tardío.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s