SER DE PIEDRA

No quiero moverme. No. Mi médico me aconseja que ande dos horas, o al menos una al día. Pero yo no quiero moverme. Quiero ser una piedra. Inmóvil, clavada en la tierra, compacta, maciza, indefensa y al mismo tiempo dura. Quiero ser mejor un árbol, grande, alto y hermoso. Quietud de doble filo. Estático e insensible. Quiero ser un hombre siempre y cuando no conlleve ningún riesgo. Quiero tranquilidad eterna, quiero la serenidad de un día de verano. Aunque siempre aparezca alguna tormenta pasajera, estar sereno, luminoso, es toda mi meta en la vida.

NEGRA FELICIDAD

  Tengo que echar una carta al buzón,

misiva importante

que me devuelve algo de ti,

tengo que echar una carta al buzón

y la respuesta ya la conozco,

buzón de correos,

circular y amarillo,

noticias tuyas, silencios mutuos,

tengo que echar esta carta al buzón,

el buzón está debajo de mi casa,

sin embargo, parece

que esté en la mismísima Patagonia.

Tengo miedo de salir a la calle,

miedo de encontrarme una fiera,

la fiera que se cruza conmigo

desde el ascensor.

Me llaman todos desgraciado.

Mi encierro no es ninguna desgracia.

Me gusta la blanda anarquía

de mi imaginación total y libre.

Este poema parece un anuncio (triste) de IKEA,

están de rebajas paseos por las cercanías.

Han subido al alza las postrimerías.

Quítale hierro a este asunto.

Hazlo por ti.

Jamás renunciaré al confort del algodón.

No sientas pena de mi negra felicidad.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s